Cine/TVMultimedia

¿Quién quiere ser millonario?

Los programas televisivos que hacen preguntas y que buscan la respuesta adecuada para dar un beneficio económico llevan muchos años. "Slumdog Millonaire" tiene como tópico ese tipo de concursos.

¿Cuantas personas solo en nuestro país han participado en reiteradas oportunidades de ciclos de entretenimientos cuyo premio es el dinero? ¿Cuántos son los que llamaron a Susana, a Julian Weich o a Jorge Rial?.

En esta película dirigida por Danny Boyle no mencionan ni de casualidad a los programas argentinos, pero si cuentan la vida de Jamal Malik (Dev Patel) un joven participante de la versión india de ¿Quién quiere ser millonario?

El adolescente de 18 años, es un chico huérfano de Bombay que está cerca de tener el día más importante de su vida. Está a una pregunta de ganar muchísima plata en ese reality.

Prem Kumar (Anil Kapoor) es el conductor del ciclo y piensa que Jamal ha sorteado todos los obstáculos haciendo trampa. Obedeciendo las órdenes del presentador, la policía sospecha que el joven hizo trampa, ya que no creen que tenga conocimientos o mucha suerte a la hora de responder y lo arresta antes de la última pregunta.

Este chico está obligado a justificar sus conocimientos para demostrar su inocencia. Tendrá que narrarle a la autoridad la historia de su vida en los barrios marginales donde él y su hermano Salim (Madhur Mittal) crecieron. También les habla a los uniformados de Latika (Freida Pinto), el amor de su vida. Ahí se encuentran las claves a las respuestas del concurso.

En «Slumdog Millonaire» se muestran innumerables escenas que plasman la realidad de la vida del joven junto a una de las realidades de la India, con un trasfondo social, que es llevado como una anécdota sin adoptar una postura crítica o sensible. El hecho de ser contada con la naturalidad con la cual la vive el protagonista, hace que se centre en la performance de Jamal en el programa y no tanto la miseria en la que viven varios indios.

Esta película fu ganadora de ocho premios Oscar en el año 2009 (mejor película Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Banda Sonora Original, Mejor Guión Adaptado y Mejor Montaje; así como los de Mejor Sonido, Mejor Canción y Mejor Fotografía) y de 4 Globos de Oro .

Otro de los puntos altos de «Slumdog Millonaire» es la banda de sonido echa por A. R. Rahman, que a pedido de Boyle no incluyó ningún chelo en las composiciones. La que más se destaca es el tema principal «Jai Ho», pero muy bien acompañados por «Ringa Ringa» «Latika’s Theme» y «Oh Saya» entre otros.

Esta película trajo varias controversias. Recibió duras críticas en la India, donde la acusaron de hacer «pornografía de la pobreza». Varios niños que aparecen en el film (entre ellos los protagonistas en su infancia) se quedaron sin casa debido a una orden de municipal de Bombay de derribar sus hogares. Por último la policía india está investigando unas acusaciones sobre el padre de una de los niños protagonistas intentó vender a su hija por 200.000 libras (unos 226.400 euros).

En este film las partes hacen un todo y pese a que no hay actuaciones descollantes, la suma de las piezas hace que sea una película entretenida, dinámica y cautivadora. Además de ser muy destacada y recomendada.

Los flashbacks (técnica narrativa que intercala el desarrollo de una acción presente con una del pasado) son vitales para contar la historia. Estos son el reflejo documental de los detalles de la infancia de Jamal. Los recuerdos incluyen escenas sobre cómo había obtenido el autógrafo de Bachchan, la muerte de su madre durante un acto de violencia en contra de los musulmanes y la amistad de él y de su hermano Salim con Latika. Se refiere a Salim y a sí mismo como Athos y Porthos, y a Latika como la tercera de Los tres mosqueteros, pese a que no conoce el nombre de este último.

Precisamente la última pregunta para que Jamal gane, ante la mirada de millones y millones de personas, es nombrar al tercer mosquetero de la historia. ¿Podrá dar la respuesta correcta y ser millonario? Eso mejor se los dejo para que ustedes lo averigüen.

Por Ernesto Ramos

 

Mostrar más
Cerrar