GK Game - шаблон joomla Joomla

El mundillo del ¿qué me pongo?

Valora este artículo
(0 votos)

Los hombres tal vez ni lo piensan y las mujeres lo pensamos por demás. Me refiero a la respuesta que nos arroja la pregunta de cada día a la hora de salir a la calle: ¿qué me pongo?

Quizás, eso que muchas veces hacemos sin reflexión, dice mucho de nosotros mismos. Las prendas que elegimos, los colores, la disposición de las telas... todo eso tiene un significado y refleja lo que somos o, mejor dicho, lo que queremos comunicar de nosotros mismos.

Dicen los estudiosos que quienes optan por un estilo despreocupado no están tan pendientes de su imagen ni de lo que el resto pueda pensar de ellos. Por lo general, son personas más pasionales e impulsivas. Pensemos en quienes no combinan los colores de su ropa o, en el caso de los hombres, los que prefieren usar las camisas o las remeras por fuera del pantalón.

En cambio, aquellos que eligen sus prendas con mayor detenimiento y cuidando cada detalle, sí les importa mucho más la apariencia que comunican ante los demás. En este caso, se trata de personalidades más calculadoras, y estratégicas.

Si hablamos de los colores podemos decir que, por lo general, quienes eligen colores fuertes y llamativos son personas comunicativas, innovadoras e histriónicas. Por el contrario, aquellos que prefieren los colores claros o apagados reflejan una personalidad más introvertida, con pensamientos tradicionales. Pero si nos referimos a los colores podemos hacer un análisis más en detalle.

En este sentido, es importante que sepas que el blanco se asocia a la luz, la bondad y la inocencia, la virginidad y la perfección. El blanco refleja seguridad, pureza y limpieza. A diferencia del negro, por lo general tiene una connotación positiva. Para quienes lo eligen para emprender algo nuevo, puede significar un inicio afortunado.

Como contrapartida, el negro representa el poder, la elegancia, la formalidad, la muerte y el misterio. Es el color más enigmático y se asocia al miedo y a lo desconocido. Aunque también representa autoridad, fortaleza e intransigencia.

El amarillo puro y brillante es un reclamo de atención, por lo que en exceso, puede tener un efecto perturbador e inquietante. Es recomendable utilizar amarillo para provocar sensaciones agradables, alegres.

Por su parte, el color rojo es el del fuego y el de la sangre. Se lo asocia al peligro, la guerra, la energía, la fortaleza, la determinación, así como a la pasión, al deseo y al amor. El rojo, se relaciona más con lo personal en comparación con otros colores. Resulta estimulante, emocionante, y de acuerdo a la cantidad de rojo que se use, podría interpretarse como el nivel de energía que se perciba.

Por último, el color azul se suele asociar con la estabilidad y la profundidad. Representa la lealtad, la confianza, la sabiduría, la inteligencia, la fe, la verdad y el cielo eterno. Aquel que lo elige en sus prendas está comunicando confianza, compromiso pero también calma.

De hecho hasta hay páginas y blogs en la web que asesoran a la gente en este mundillo del qué me pongo para conseguir el mejor estilo acorde a cada uno y una forma distinta de lucir.

Ahora, al menos, ya sabés que elegir una prenda de vestir o un determinado color sirve para muchas cosas más que para cubrir tu desnudez. No te olvidés que siempre tu aspecto comunica algo, sólo resta que decidas qué es lo que querés contarle al mundo.

Luciana Campigotto

Log in or create an account