GK Game - шаблон joomla Joomla

Chicas de armas tomar

Valora este artículo
(0 votos)

Durante muchos años la posibilidad de un tercer film de "Los Cazafantasmas" dio infinitas vueltas entre los productores de Hollywood. La idea se retrasó infinitamente - en gran parte debido a que Bill Murray se negaba a participar en el proyecto – y cuando Harold Ramis murió hace dos años la ilusión de ver a los protagonistas originales reunidos desapareció. Sin embargo los estudios Sony decidieron producir una nueva película con un elenco femenino, inspirándose libremente en el clásico de 1984. La idea despertó un debate que incluye nostalgia, corrección política y una discusión sobre el papel de la mujer en la cultura popular.

Cuando se conoció el tráiler de la nueva versión de "Ghostbusters" nadie imaginó la polémica que desataría. Personajes como Angry Video Game Nerd, uno de los más populares críticos y humoristas de internet, odiaron tanto el avance que aseguraron que no perderían el tiempo viendo un film que traicionaba sus más íntimos recuerdos infantiles. Mientras tanto los dislikes sobre el trailer crecían y el personal de márketing de Sony empezó hacer lobby para evitar que el estreno sea un desastre. Consecuentemente los periodistas más progresistas celebraron que las más exitosas actrices de la comedia actual protagonizaran la nueva versión, culpando a la misoginia arraigada en la cultura popular por los ataques al film. Inesperadamente las nuevas cazafantasmas despertaron un entusiasmo feminista mayor que "Thelma y Louise".

Como suele ocurrir cuando hay opiniones muy extremas sobre un hecho, ninguna de las dos posiciones está totalmente en lo cierto. El adelanto realmente no representa con justicia a la película, la cual fue calificada por la que la mayoría de la crítica como correcta, pero no memorable ("Un blockbuster feminista que pudo haber sido mejor" dijo el prestigioso sitio Indiewire) debido a cierto humor predecible y al exceso en el uso de efectos digitales. Por otro lado, en un movimiento de corrección política, muchos cambiaron su opinión sobre el film para defender el género de las protagonistas. En definitiva, una simple comedia sobrenatural desató una discusión mucho más compleja.

Al debate se sumó Ivan Reitman, director de las dos primeras "Ghostbusters", tratando de bajar los ánimos: "Creo que mucha de la gente que se queja no odia a las mujeres, si no que ama demasiado al film original". En todo caso se trata de dos problemáticas independientes: existe resistencia a aceptar mujeres ocupando papeles de acción que el imaginario colectivo incorporó como masculinos, pero también hay un guion de poco vuelo que no genera la simpatía de la película original. Todo esto ocurre a pesar del creciente interés de los grandes estudios por escuchar la opinión de los fanáticos antes de lanzar un film, con encuestas en la web y un testeo constante del feedback de los club de fans como herramientas de asesoramiento. Estas investigaciones evidencian que las mujeres pueden hablar de historietas, superhéroes, sagas fantásticas y otras pasiones nerds con la misma propiedad que los hombres. De hecho en el año 2015 las chicas empataron a los muchachos en la concurrencia a las convenciones de Comic-Con en un democrático 50%.

Contrariamente a lo que se piensa, la comunidad geek – que incluye a fanáticos de los cómics, los videojuegos, la tecnología y el cine de terror y ciencia ficción – es bastante conservadora. Cuando en el año 2012 la crítica de medios y blogger feminista Anita Sarkeesian lanzó el proyecto "Tropes vs. Women in videogames", destinado a analizar los estereotipos de representación de las mujeres dentro de la cultura gamer, despertó un gran interés mediático, aunque no por la originalidad de su propuesta. Muchos internautas comenzaron a acosar a la periodista de distintas maneras, incluyendo amenazas de muerte y el hackeo de su sitio web. Este hecho puso en evidencia que el sexismo puede aparecer en los ambientes menos pensados.

ghostbusters-2016-post-credits-scene

Quizás es debido a estos prejuicios que aún hay una enorme dificultad para presentar personajes femeninos de peso en los blockbusters industriales. A las justificadas críticas que recibieron hace más de una década "Catwoman" y "Electra" – intentos tempranos de llevar mujeres superpoderosas a la gran pantalla – se sumaron las lanzadas contra la desastrosa adaptación de "Jem", el recordado dibujo animado pop de los 80,' que fracasó estrepitosamente el año pasado. En otras ocasiones juega un papel decisivo la nostalgia, como ocurre con la resistencia que despierta Gal Gadot como la nueva "Wonder Woman", no logrando superar el recuerdo dejado por la diosa vintage Linda Carter entre el público.

Pero también hay aciertos como "Star Wars: The Force Awakening", una feliz conjunción de lo viejo y lo nuevo que presentó una protagonista – la estupenda Rey interpretada por Daisy Ridley – que está a la altura de los personajes más queridos de la saga. Lo mismo ocurre con Imperator Furiosa, la testaruda luchadora encarnada por Charlize Theron en "Mad Max: Fury Road". En el plano televisitivo el éxito de series como "Supergirl" y "Jessica Jones", creaciones de las editoriales DC Cómics y Marvel respectivamente, confirman un momento de prosperidad para las ficciones fantásticas con una mujer en el centro de la escena. Caricaturizar a las espectadoras como estrictas consumidoras de comedias románticas y dramas lacrimógenos es un asunto del pasado.

Construir heroínas creíbles e independientes es posible, pero no es algo que se logre de la noche a la mañana luego de tantas décadas de estereotipos. Hay acuerdo en que "Alien" (1979) produjo un cambio en la forma de mostrar a la mujer en el cine, gracias a la fuerza que Sigourney Weaver le imprimió a la Teniente Ripley. Desde entonces fue más común ver damas tomando la iniciativa en films de acción violenta. Las muchachas adoptaron características masculinas (pelean contra los villanos, son hábiles en el uso de armas y causan altos niveles de destrucción), pero retienen estereotipos de género al mostrarse sumisas frente al hombre protagonista, con el que suelen involucrándose románticamente. Todo esto reafirma las cifras que alumbró un reciente estudio realizado por el Geena Davies Institute of Gender in Media: las mujeres son solo un tercio de los personajes con líneas de diálogo en el cine y rara vez ocupan un puesto de poder en los universos ficcionales. Esto se acrecienta en los films de acción, donde lo que reina es la testosterona.

Cuando en el año 2010 se estrenó "Kick-Ass" muchos se escandalizaron cuando el personaje Hit Girl, interpretado por la pequeña Chloë Grace Moretz, decía frases como "Show's over, motherfuckers" justo antes de desplegar una violenta venganza contra los villanos. Habrá que acostumbrarse, ya que los próximos meses se avecina una explosión de superheroinas en la pantalla. Los trailers de "Suicide Squad" – con Margot Robbie interpretando a la aguerrida Harley Quinn – y de "Wonder Woman" son prometedores. Las chicas solo quieren patear traseros, lo que puede inyectarle una saludable cuota de vitalidad al muchas veces repetitivo mundo de la cultura pop.

Medios

Log in or create an account