GK Game - шаблон joomla Joomla

La revolución sintetizada

Valora este artículo
(0 votos)

La historia de Depeche Mode es particular. El trío inglés tuvo una evolución muy distinta a la de muchos compañeros de generación. En lugar de empezar experimental y volverse más comerciales con el paso del tiempo, como suele ocurrir con la mayoría de las bandas, los chicos coparon discotecas del mundo a principio de los 80' con el hit "Just Can´t Get Enough" para luego cambiar progresivamente hacia sonidos más oscuros, con discos de inspiración casi industrial. Hoy en sus trabajos la atmósfera intimista y casi blusera es lo que prima antes que el espíritu bailable.

Quizás por esta manía de ir a contramano de la norma es una decisión muy adecuada que el primer tema de este álbum se llame "Going Backwards" (Yendo hacia atrás). Porque si bien al titular "Spirit" al trabajo uno pueda pensar que estamos ante una serie de canciones de temática New age, lo que la banda propone es la entrega más realista y política de toda su carrera. Allí está "Where's the Revolution?", el single en el que la banda se pregunta que pasó con la revolución soñada, denunciando la estupidización a la que gobiernos y religiones someten a la gente. En el video los integrantes se pasean con largas barbas y ondean banderas rojas ¿Es un homenaje a los 100 años de la Revolución Soviética? ¿El marxismo llegó a la música electrónica? Preguntas difíciles de responder.

El tono arengador continúa en "The Worst Crime", "Scum" y "Poorsman" con un Dave Gaham muy enojado por el estado actual del mundo. Pero no todo es denuncia en este trabajo. "You Move", con brillantes teclados, irradia sensualidad con un leve aire oriental, mientras que "Poison Heart" destila blues, con armónica incluida. Mención aparte para "Cover Me", canción que va creciendo hasta una coda instrumental digna de Pink Floyd, con una guitarra slide aullando entre los sintetizadores.

Martin L. Gore canta dos canciones en el álbum, ambas de un enorme pesimismo. "Eternal" plantea un escenario en el que una persona besa a la otra mientras la Gran Bomba arrasa con todo, mientras que "Fail" concluye que "Nuestras almas están corruptas...hemos fallado". Hay que reconocer cierta audacia en el acto de lanzar una colección de canciones en un tono tan contrastante con el optimismo millenial que asalta radios y rankings en esta época. Los más memoriosos recordarán que ya en "Everything Counts", una gran canción de 1982, la banda se había demostrado comprometida con la realidad al denunciar la avaricia de los jóvenes yuppies de la época. Desgraciadamente todo indica que al final aquellos empresarios ganaron la batalla y ahora todo suena mucho más amargo.

Además de la voz de Gahan – que se mantiene intacta a lo largo de los años- y Gore en teclados, guitarras, coros y ocasional cantante, el grupo nacido en Essex se completa con Andrew Fletchert en teclados y máquinas varias. Los tres parecen muy seguros de lo que proponen, invitándonos a pensar sobre el devenir de una generación que alguna vez propuso asaltar las pistas de baile a puro pop y hoy se angustia al ver en lo que el futuro les trajo. Por lo pronto las últimas noticias parecen darle a Depeche Mode toda la razón sobre su visión del mundo.

Medios

Log in or create an account