GK Game - шаблон joomla Joomla

Vidas para el asombro

Valora este artículo
(0 votos)

Cuando el alemán Karl Friedrich Hieronymus, barón de Münchausen, regresó a su tierra, luego de participar de dos campañas contra los turcos junto al ejército ruso, narró en sus círculos íntimos las desventuras sufridas en aquellas tierras lejanas. Debido a lo dudosas de muchas de sus anécdotas, su compatriota Rudolph Erich Raspe editó una serie de relatos que satirizaban esas exageraciones, incluyendo viajes a la luna, peleas con cocodrilos y vuelos sobre balas de cañón. Al militar no le hizo gracia que se lo ridiculizara de esa manera, pero no logró que "Las aventuras del Barón Müchausen" se transformaran en un clásico de la literatura maravillosa.

Sin embargo, a lo largo de la historia, hubo personajes reales capaces de eclipsar cualquier tipo de ficción, con acontecimientos extraordinarios que llenarían varios libros voluminosos. Existencias cosmopolitas y aventureras que nos recuerdan como el azar y la voluntad pueden cambiar la vida de una persona para siempre. A continuación algunas biografías que desafían el límite de lo creíble.

Abram Petrovich Gannibal: No existe información exacta sobre el lugar de nacimiento del pequeño Gannibal, aunque hay acuerdo en que nació en 1698 en algún lugar del cuerno de África, posiblemente lo que actualmente es Eritrea. Con solo 7 años fue capturado por los turcos y alejado de su familia, terminando como sirviente de la familia del sultán de Constantinopla, capital del Imperio Otomano. Cuando un año después el embajador ruso se encontraba en busca de algunos "pequeños y astutos esclavos africanos" (en esa época era moda entre los nobles de Europa tener servidumbre de ese origen) para presentarle al zar, vio algo especial en el joven Abram y, luego de comprarlo, lo envió a Rusia en barco.

El líder de la realeza rusa de la época, Pedro el grande, le tomó inmediato afecto y rápidamente dejó de ser sirviente para transformarse en hijo adoptivo. Contra todos los prejuicios del entorno – que miraban al recién llegado con recelo – el joven moreno demostró una capacidad de aprendizaje envidiable. Estudió en Francia artes, ciencias y tácticas de la guerra, frecuentando a figuras del Iluminismo como Montesquieu y Voltaire, aprendió a dominar con fluidez cinco idiomas y luchó a favor del rey Luis XIV contra España, recibiendo una herida en la cabeza. Pero su suerte cambió al retornar a Rusia, tras la muerte de Pedro. Odiado por miembros de la corte, fue desterrado a Siberia en 1727 y luego perdonado gracias a sus habilidades como ingeniero. Tuvo 10 hijos con su segunda esposa, por lo que se calcula que hoy en los círculos monárquicos de Rusia, Europa Central, Alemania e Inglaterra hay varios descendientes de Gannibal. Esto lo transforma en el único africano que, en un caso de justicia poética, conquistó la nobleza europea.

Madame Ching: El estereotipo del pirata - un hombre de barba con un parche en el ojo y con un loro en el hombro - palidece al conocer la historia de la señora Ching Chih. Mientras ejercía la prostitución en la ciudad de Guangdong – zona cantonesa de Asia – la joven fue secuestrada por piratas a fines del siglo XIX, casándose fluego con Cheng I, famoso corsario que azolaba el Mar de China. Cuando este falleció seis años después ella se hizo cargo de su actividad, demostrando una fortaleza que humillaría a cualquier navegante.

Los registros sobre la cantidad de barcos con los que llegó a contar su flota varían (los más exagerados aseguran que rondaban las 1500 naves, aunque probablemente es que fueran entre 500 y 1000 unidades, lo que ya es un buen número), pero al frente de ellos se transformó en una amenaza para los imperios de China, Portugal e Inglaterra. Finalmente, gracias a una amnistía que el gobierno oriental le ofreció a todos los piratas de la zona, Ching se retiró de la vida delictiva en 1810. Vivió 34 años más manejando una casa de juegos en la ciudad de Cantón. Su figura ha despertado la inspiración de una gran variedad de creadores a lo largo de la historia, protagonizando desde un poema de Jorge Luis Borges hasta un personaje de "Piratas del Caribe".

Lafcadio Hearn: Decir que alguien es "ciudadano del mundo" es un lugar común cuando se quiere hablar de una persona viajera no arraigada a un territorio particular. Ese término se queda pequeño para hablar de Lafkadio Patrick Hearn, hijo de una mujer griega y un oficial irlandés que se encontraba en misión militar en Grecia en 1850. Este origen multicultural lo marcó para toda la vida: fue bautizado dentro de la Iglesia Ortodoxa Griega, abandonado en Dublín por sus progenitores, enviado a colegios católicos franceses, vagabundo por Irlanda y Gales antes de ser enviado a Estados Unidos a buscar su futuro con 20 años. Allí, luego de varios trabajos extraños, logró hacer carrera como periodista, sobre todo en New Orleans, donde vivió casi una década haciendo apasionantes crónicas sobre la comunidad francesa y la actividad vudú de los barrios negros. Pero sus escritos satíricos y algunos romances interraciales lo transformaron en una figura polémica, por lo que fue enviado como corresponsal al Caribe. Paralelamente se destacó como traductor, sobre todo de obras en francés.

Luego de dos años en Martinica viajó Japón para retratar aquel enigmático imperio. El país oriental aún era un territorio de fábulas impenetrable cuando Hearn pisó su suelo a fines del siglo XIX. El escritor se había hartado del modo de vida imperante en América y buscaba algo nuevo, sin saber muy bien qué. Al poco tiempo de llegar a Tokio se enamora inmediatamente de las costumbres locales, mientras trabaja como profesor de inglés y traductor. Finalmente adopta la nacionalidad japonesa, cambia su nombre a Koizumi Yakumo, se casa con una mujer local y se convierte al budismo. Luego de su muerte en el año 1904 su legado se propaga por el mundo, particularmente gracias a su libro "Kwaidan", fascinante colección de relatos nipones de gran influencia en escritores y cineastas.

Mata-Hari: Una historia llena de abusos y cambios de identidad es la de Margaretha Geertruida Zelle. Nacida con ese nombre en Holanda en 1876 tuvo una infancia próspera gracias a su padre, un exitoso empresario. Sin embargo todo cambió drásticamente cuando la familia se declaró en bancarrota durante su adolescencia, una crisis que se acrecentó con la muerte de su madre en 1891. Margaretha intentó completar sus estudios sin suerte, por lo que terminó respondiendo a un llamado en busca de esposa en un diario. El solicitante era Rudolph McLeod, oficial holandés estacionado en las Indias Orientales (actual Indonesia). Aunque el matrimonio resultó desastroso - el hombre resultó alcohólico y violento - su estadía en aquella lejana isla le permitió adentrarse en el mundo de las tradiciones javanesas y dar los primeros pasos como bailarina exótica. De vuelta a su país consiguió divorciarse de su marido, conservando la custodia de la hija que habían tenido.

Actuando en Francia con el nombre de Mata-Hari (palabra malaya que significa 'Ojos del amanecer') empezó a ganar fama por sus audaces danzas en circos y teatros, actividad escandalosa para la época que cambió su fortuna. Se transformó en una celebridad y muchas imitadoras surgieron en todo el mundo. Justo en el momento en el que planeaba retirarse del espectáculo estalló la Primera Guerra Mundial, un hecho que sellaría su destino. Como Holanda se declaró neutral en el conflicto, ella podía moverse por las fronteras libremente frecuentando los círculos aristocráticos de Europa y teniendo affaires con nobles y políticos notables. Aparentemente el servicio de inteligencia francés fue quien le ofreció conquistar al Príncipe Wilhelm de Prussia para sacarle secretos militares importantes, pactando ella luego algo similar con los alemanes, espiando paralelamente en París. A pesar que documentos conocidos recientemente indican que fue una mujer ingenua que nunca llegó a revelar nada de peso en el desarrollo del conflicto, fue acusada de ser "doble agente" y ejecutada el 15 de octubre de 1917 por las mismas autoridades que la habían introducido en el espionaje. Este años, al cumplirse el centenario de su muerte, todos los archivos de su caso serán desclasificados y podrá finalmente saberse la verdad.

mata-hari

Dean Reed: Suena delirante, pero hubo un tiempo en que un cantante estadounidense triunfó en los países comunistas, ganándose el mote de "Elvis Rojo" o "Cowboy de la Guerra Fría". Nacido en Denver, Colorado, el joven Dean consiguió con 19 años el sueño de muchos chicos de su generación: firmar un contrato discográfico para transformarse en un famoso teen idol, justo cuando la fiebre del rock n´roll se esparcía en 1958. Aunque logró una modesta popularidad con sus singles, nunca llegó al gran estrellato soñado en su país. Sin embargo su tema "Our Summer Romance" fue todo un hit en Sudamérica, lo que lo empujó a hacer un tour por esa región, quedándose a vivir en Argentina durante 4 años. Allí formó el grupo "Los dominantes" junto a músicos locales, apareció en el programa "Sábados continuados" y se disputó a Evangelina Salazar con Palito Ortega en el film "Mi primera novia". Paralelamente, durante sus viajes a Chile, empieza a desarrollar un comprometido pensamiento de izquierda.

En 1965 viaja a Helsinki a participar del Congreso por la Paz representando insólitamente a Argentina. Allí se relaciona con políticos de los países satélites de la U.R.S.S. y retorna al país mucho más radicalizado. Cuando un golpe de estado lleva al poder a Juan Carlos Onganía, un año más tarde, el entorno nacional se vuelve hostil con las ideologías socialistas, por lo que Reed es deportado. Instalado en Italia filma varios spaguetti westerns que lo transforman en una convocante estrella europea. Paralelamente su voz aterciopelada entona comprometidas composiciones en español como "Venceremos" y "Soy hijo del pueblo" junto a covers de Chuck Berry y The Beatles.

En 1973 fija residencia definitiva en Alemania Oriental y filma "El cantor", una biografía del cantante folklórico Víctor Jara, asesinado por la dictadura chilena, y participa en multitudinarios festivales en la Plaza Roja de Moscú y otros países de la esfera soviética. Cuando en 1986 su cuerpo fue encontrado en un lago hubo todo tipo de especulaciones, desde que se trató de un asesinato planeado por la CÍA o la KGB hasta que no toleró la recepción negativa de una entrevista que otorgó al programa norteamericano "60 minutes" unos meses antes. Sin embargo una nota de suicidio encontrada en su auto indica que se quitó la vida debido al fracaso de su tercer matrimonio. Hoy su figura es objeto de interés, con varios documentales realizados en torno a su persona y un libro titulado "Camarada Rockstar" cuyos derechos fueron comprados por Tom Hanks hace unos años para realizar una adaptación cinematográfica.

Todos podemos enriquecer esta lista tomando cualquier libro de historia o navegando con curiosidad en la web, donde encontraremos muchos más ejemplos de vidas azarosas. Una búsqueda que puede devenir en una lección de modestia, sobre todo en esta época en la que tendemos a creer que compartir una foto de nuestro desayuno tiene una carga de interés digna de atención. Lo extraordinario está en otra parte.

 

Log in or create an account