GK Game - шаблон joomla Joomla

Fuego indie que baila

Valora este artículo
(0 votos)

Cada disco nuevo de Arcade Fire dispara toda serie de comparaciones. Ahora se dice que se lanzaron de lleno a la música dance y que plagiaron a una banda española poco conocida. Quizás como efecto negativo de los halagos que durante años recibieron los canadienses ahora el público y la crítica los miran con desconfianza. Después de todo ¿cuántos discos brillantes puede editar una banda?

Lo cierto es que "Everything Now" parece el paso lógico a dar luego de "Reflektor", el trabajo anterior de la banda. Si ese álbum ya mostraba un sonido ideal para la pista de baile, aquí la tendencia se acentúa. Luego de una breve introducción empieza el ya conocido beat de la canción que le da nombre al trabajo, ese que ya tuvo ocupado a todos los internautas desde hace semanas por su parecido con el clásico "Dancing Queen" de Abba. Ese sonido continúa en el contagioso "Signs of Life", que recuerda a otros artistas del euro-disco de los 70' como Giorgio Moroder y Cerrone. Aunque los puristas puedan sentirse enojados por tanto ritmo lo ciertos es que la canción es estupenda, con el bajo bien al frente y grandes arreglos de vientos y coros.

La letra de "Creature Comfort", casi gritada sobre una base de puros sintetizadores, señala los efectos negativos de una cultura basada en el éxito, describiendo chicas y chicos que se odian a sí mismos debido a esa presión agobiante: "God, make me famous. If you can't, just make it painless". Luego el grupo incursiona en el reggae con el electrónico "Peter Pan" y el sonido más tradicional de "Chemistry", donde al fin las guitarras ganan algún protagonismo. Es la puerta de entrada a las dos partes de "Infinite Content", lo más cercano al rock que ofrece este trabajo.

El sonido bailable retorna en "Electric Blue" y la voz en falsetto de Regine Chassagne, que puede ser irritante e hipnótica a la vez. Dos adjetivos aplicables a varios momentos del disco, por cierto, como el discordante "We Don't Deserve Love". El grupo suele abusar de la repetición a veces, aunque bien usado puede dar grandes canciones como el soulero "Put Your Money on Me". Otro lugar común es separar canciones en partes, muchas veces sin justificación alguna más que recordar cierta grandilocuencia del rock progresivo de los 70'.

La campaña de promoción de "Everything Now" tuvo un perfil muy satírico. El grupo decidió prescindir del marketing de su compañía discográfica y puso on line falsos websites con crónicas humorísticas sobre el contenido del disco y publicidades de distintos productos con el nombre de sus canciones, pretendiendo fomentar la idea de que "se vendieron". Arcade Fire hizo ganó gran parte de su prestigio como una agrupación de multintrumentistas ambiciosos preocupados por hacer temas épicos y trascendentes. Hoy parecen dispuestos a cambiar esa imagen con recursos de auto parodia que no todo el mundo asimila. Como todo cambio, quienes siguen a la banda desde el comienzo se sienten algo traicionados.

Pero a pesar de esta estudiada desfachatez, estos músicos siguen rodeándose de pesos pesados a la hora de entrar en un estudio. Thomas Bangalter (Duft Punk), Stevey Mackey (Pulp) y Geoff Barrow (Portishead) son un equipo de productores soñado para el álbum. En semejantes manos es entendible que la banda liderada por Win Butler siga dando que hablar. Con más altibajos que en otras entregas, estos jóvenes de Montreal se las arreglan una vez más para seguir figurando en los titulares de la prensa musical, desde los medios más corporativos a las pequeñas publicaciones indies.

Medios

Más en esta categoría: « Canciones contra los zombies

Log in or create an account