GK Game - шаблон joomla Joomla

Sonidos que hacen bien

Valora este artículo
(0 votos)

La música nos traslada, nos transporta, nos relaja, nos entretiene, nos moviliza y así podemos seguir nombrando un montón de características más. Pero siempre es bueno ir un poco más allá.

Muchos y variados son los estudios realizados sobre los beneficios que tiene escuchar música. A continuación vamos a rescatar sólo un par de ellos para ejemplificar la situación.

La universidad de Maryland (Estados Unidos) difundió, hace ya un tiempo, que escuchar la música que más le agrada a uno es bueno para el sistema cardiovascular.

"Ya habíamos demostrado que emociones positivas, como la risa, eran buenas para la salud vascular. Por lo que la pregunta lógica era saber si otras emociones, suscitadas por ejemplo por la música, tenían el mismo efecto", indicó Michael Miller, director de la prevención en cardiología del centro médico de esa casa de altos estudios.

La investigación consistió en un proceso sencillo. Miller dejó que una decena de estudiantes elija su música preferida y les hizo escuchar cuatro tipos de sonido para comparar su efecto sobre el sistema vascular: música apreciada por el paciente, música estresante, bandas de audio para relajación y bandas que provocan la risa.

Resultó que el diámetro de los vasos sanguíneos, medido en la parte alta del brazo, se ensanchó 26% con la música escogida, mientras que la música penosa hizo encoger los vasos en un 6%.
"Me impresionó la fuerte diferencia observada antes y después de escuchar la música que a uno le gusta, así como entre la escucha de una música apreciada y una angustiante", destacó Miller.

Con las canciones que invitaban a la risa, los vasos sanguíneos se dilataron en 19%, mientras que la música de relajación produjo una dilatación de 11%.

Por su parte un estudio realizado en la Universidad de Helsinki dice que la música clásica genera efectos moleculares, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o la demencia senil.

Parece que escuchar música clásica regularmente activa los genes relacionados con una función cerebral, que reduce el riesgo de padecer una enfermedad neurodegenerativa. Si bien se conocía el hecho de que la música activa una compleja función cognitiva del cerebro que a su vez desencadena diversos cambios a nivel fisiológico y neuronal, sus efectos moleculares no habían sido estudiados demasiado hasta hoy

De acuerdo con los autores, "los efectos genéticos se detectaron sólo en los participantes que son muy aficionados a la música o músicos profesionales, lo cual destaca la importancia de que la música resulte algo muy familiar". El estudio también reveló que algunos de los genes analizados que se activan con la música están muy activos en los pájaros cantores, con los cuales existe "un trasfondo evolutivo común en la percepción de los sonidos".

Las conclusiones del estudio brindan nueva información acerca del origen molecular de la percepción de la música y su evolución, incentivando nuevos hallazgos con respecto a los mecanismos moleculares subyacentes en la musicoterapia.

Fuentes: La Nación y Cien radios

Log in or create an account