GK Game - шаблон joomla Joomla

Sin perder la frescura

Valora este artículo
(0 votos)

Cuando Turf anunció su retorno en el año 2014 muchos miraron la iniciativa con desconfianza. Durante los años de descanso el cantante Joquín Levinton no tuvo demasiada suerte con su banda Sponsors, mientras que el guitarrista Leandro Lopatín triunfó con su proyecto electrónico Poncho, sonando en todas las radios. Todo hacía pensar que la idea central era buscando redito económico, apuntando a los nostálgicos de los sonidos de fines de los 90' y comienzos de los 2000. Para colmo el último disco que habían sacado antes del paréntesis consistía en nuevas versiones de sus canciones, por lo que la creatividad parecía estar en baja.

Pero nunca hay que decir nunca y "Odisea", su nuevo trabajo, los muestra inoxidables. Cuando hace unos meses "La canción del supermercado" empezó a difundirse muchos se asombraron que el tiempo parecía no haber pasado para el grupo. Esa alquimia perfecta entre el rock y el pop que siempre los identificó sigue intacta, así como las letras obvias pero irresistibles. Basta con escuchar "Disconocidos", que parece construido a partir de las charlas de un conjunto de adultos que se niegan a madurar e insisten en salir de gira. "Somos impresentables" será la conclusión a la que llegan los personajes, todo en rap digno de El Cuarteto de Nos.

Hay reminiscencias de la música disco en "Hablo solo", una canción que bien podría haber sido parte de "Una pila de vida", el disco debut del grupo que ya tiene 20 años. Luego llega "Contacto", una de las mejores canciones del trabajo, con buenos estribillos y teclados. "No me podés cambiar" es otra pegajosa declaración de principios, mientras que el comienzo de "Eclipse" parece reflejar algo del sonido techno de Poncho. Aún en sus momentos más predecibles el trabajo deja en claro por qué este quinteto nunca dejó de sonar en radios, cumpleaños y casamientos.

Prácticamente todos los temas dejan una sonrisa en el rostro de quien escucha: "Los freaks de la TV" (que empieza a un ritmo a lo Club del Clan y termina psicodélico), el épico "Porque te quiero" y el explícito "Los colores" que afirma que "y si querés tener una vida genial tenés que sonreir aunque te vaya mal". Turf parece haber encontrado un equilibrio entre la tradición alternativa y la estirpe barrial, tendencias que dominaban la década del 90' en la que se formaron. La elegancia del dandy y la ingenuidad del rolinga, todo en uno. En el medio de la fiesta la banda brinda dos bellas baladas: "Desordenado", la sugerente "Lo que tomo y lo que doy" y el gran "Finale" a puro Brit-pop.

Además de Levinton y Lopatín la banda se completa con Carlos "Toddy" Tapia, Fernando Caloia y Nicolás Ottavianelli. Con producción del multipremiado Coty y del integrante de MGMT Will Berman los chicos suenan revigorizados, como si nunca se hubieran separado. Y si bien la propuesta musical es más de lo mismo, no dejan de ser queribles en su tozudez por defender cierta ideología caradura y juvenil, a pesar de que ya rondan los 40 años. Esto, en un grupo que hace unos años tenía diferencias internas que parecían insalvables, ya es admirable. Bendita inmadurez.

Medios

Log in or create an account