GK Game - шаблон joomla Joomla

Mateando alrededor del mundo

Valora este artículo
(0 votos)

Si hay un hecho que confirma la popularidad del mate como bebida típica argentina es como la gente se une en contra de alguien que se atreve a denostarla. Los recientes dichos de una adinerada señora de Nordelta calificando de "grasa" a sus vecinos que tomaban la infusión al lado de la pileta disparó todo tipo de lecturas críticas, eventos pro-mate y memes burlescos. El mate, la bombilla y su verde contenido constituyen un ritual de enorme arraigo para millones de personas, siendo una parte muy importante de la cultura nacional.

Es sabido que la yerba mate (llex paraguariensis) es una planta oriunda de la zonas altas de los ríos Paraná y Uruguay con cuyas hojas secas las tribus guaraníes preparaban hace siglos la hoy popular bebida. En un primer momento la colonización española consideró el hábito como peligroso y en Asunción se llegó a prohibir su cultivo. Pero en el siglo XVII, con la implantación de las misiones jesuíticas, las plantaciones proliferaron y la costumbre de tomar mate se difundió con rapidez, siendo adoptada por los europeos y llegando hasta la zona del Río de la Plata. En la actualidad la bebida está ampliamente aceptada en Argentina, Uruguay, Paraguay, sur de Brasil y ciertas zonas rurales de Chile.

Existen en la web varios videos registrando la reacción de extranjeros al tomar mate por primera vez. Los resultados incluyen el rechazo ante un cimarrón fuerte, la comparación inevitable con algún tipo de té y el humor al atribuirle propiedades alucinógenas a la exótica mezcla (como hizo el comediante Conan O'Brien en su paso por Buenos Aires). Sin embargo esta costumbre tiene adeptos en sitios extraños del planeta y no son pocos quienes afirman que se trata de una tendencia en alza. Repasamos algunas regiones lejanas donde la bebida rioplatense por antonomasia se difundió, a veces por causas azarosas y otras por algún pícaro ardid comercial.

Siria y Líbano: En esta conflictiva parte del mundo, desde hace décadas abonada a los titulares debido a distintos conflictos bélicos, no es una rareza ver personas con su equipo de mate. Su conflictiva historia es lo que explica que el hábito sea común en esas áridas geografías. Hacia fines del siglo XIX se produjo la primera ola inmigratoria árabe de importancia a Sudamérica fruto de la persecución a la que los sirio-libaneses sufrían bajo el mandato del Imperio Otomano (actual Turquía) que había sometido el país desde hacía siglos. Luego el acuerdo anglo-francés que expulsó a los turcos de la región fue Francia quien controló la zona, provocando una nueva inmigración árabe, muchos de los cuales eligieron Argentina y países limítrofes como destino.

Durante sus años en el Cono Sur los inmigrantes asumieron la costumbre de "matear", transmitiéndola a la siguiente generación, nacida en tierras americanas. Pero para la década del 60' las cosas cambiaron radicalmente. No solo Siria y Líbano se habían independizado, si no que la explotación del petróleo había posibilitado el crecimiento económico de Medio Oriente, lo que hizo que muchos miembros de esa comunidad retornaran a su tierra natal. En ese regreso llevaron la costumbre criolla a Medio Oriente, la cual se difundió sobre todo entre miembros de la fe drusa, una minoría religiosa cercana al Mediterráneo. Hoy Siria es el mayor importador de yerba del mundo, contagiando el hábito a otras zonas de la región.

Rusia: La lejana ex U.R.S.S. también sorprende con algunas cifras sorprendentes. Durante el año 2010 unos 100.000 kilos de yerba mate entraron a ese país, siendo consumidas sobre todo en Moscú y San Petersburgo. Cómo entró esta bebida a aquellas remotas geografías es un misterio, aunque algunos sostienen poéticamente que el viaje de Ernesto Che Guevara a la capital soviética en 1964 puede haber introducido el primer mate de calabaza al Kremlin. De todas maneras, al igual que los árabes, los rusos no toman en ese recipiente típico – al que consideran poco higiénico – y lo beben en vasos de vidrio o plástico.

Contrariamente a las propiedades estimulantes que se le conocen, los rusos le adjudican poderes relajantes a la bebida, comercializándola en dietéticas como una variedad de té. Esta desición de mercado provoca que la infusión también se ofrezca en algunos bares cercanos a la Plaza Roja, tanto para ser tomada con mate y bombilla o en formato de mate cocido. La exhaustiva promoción que el Instituto Nacional de Yerba Mate viene realizando en distintas ferias comerciales de este país gigantezco hace pensar que existe futuro para esta hoja verde en la estepa rusa.

Yerba-Mate-Organic

Corea: Las propiedades saludables de la yerba mate son valoradas en distintas partes del mundo y, con paciencia, un viajero argentino puede encontrar el añorado producto en alguna tienda de productos dietéticos de la ciudad en la que se encuentre. Pero nada iguala a la popularidad alcanzada por la bebida sudamericana en Corea del Sur. Una tímida difusión de su valor vitamínico primero alcanzó a deportistas y a jóvenes habitués de gimnasios (quienes lo consumían en formato jugo gracias a importaciones de origen paraguayo), pero tuvo un incremento espectacular en el año 2013 gracias a una masiva campaña publicitaria. Poniendo énfasis en sus cualidades adelgazantes la corporación Coca Cola Korea publicitó un té frío a base de mate con frases como "Atractive Latin Style" y "Fit Body". Esto se reflejó en un sostenido crecimiento de su consumo en el país, algo que lentamente contagió a países lindantes como China y Japón.

Es necesario señalar que en Asia la yerba mate es utilizada en la elaboración de distintos productos, más allá del conocido formato que nos es familiar. Caramelos, refrescos e infusiones en lata contienen en mayor o menor medida porciones de Ilex Paraguariensis, penetrando en mercados que desde siempre mostraron interés por todo lo que sea dietético o saludable.

Por supuesto que en nuestro recorrido no quisimos centrarnos en aquellos países que recibieron grandes cantidades de inmigrantes argentinos, sobre todo durante el periodo de crisis que se produjo entre los años 1999 y 2002. Aquellos ciudadanos que debieron empezar desde cero en otras tierras hicieron que no sea raro ver personas equipadas con mates y termos en ciudades como Barcelona, Roma, Frankfurt y Montreal; entre muchas otras. Quizás sean ellos, y no solo los cerebros fríos de la mercadotecnia, quienes logren imponer a este ícono sudamericano en otras culturas. Otro ejemplo de cómo los mestizajes azarosos son los que terminan dándole forma a las culturas del mundo, aun cuando provoquen resistencia en un primer momento. Basta con recordar aquel inútil intento español de prohibir esa extraña bebida guaraní que hoy puebla cientos de almacenes y mercados. Pura justicia poética.

Log in or create an account