GK Game - шаблон joomla Joomla

La otra revolución francesa

Valora este artículo
(0 votos)

"Yo hablo sobre solidaridad y ustedes hablan sobre un travelling en una película ¡Ustedes son unos bastardos!". Esta frase desafiante la dijo Jean-Luc Godard en Mayo de 1968, cuando junto a otros colegas – nombres ilustres como Francois Truffaut, Roman Polanski, Claude Lelouch, Louis Malle, Carlos Saura y Milos Forman – presionó a la organización del Festival de Cannes para suspender la edición de aquel año. La iniciativa buscaba apoyar las protestas de obreros y estudiantes que ocurrían en París y otras ciudades, las cuales habían terminado con una brutal represión.

Se cumplieron 50 años del Mayo Francés y todo el mundo tiene algo que decir al respecto. Aunque nadie desestima la importancia de los acontecimientos, no son pocos los que sienten cierto desencanto frente al fracaso de aquellas manifestaciones. Las aguas se dividen entre quienes recuerdan los hechos desde un romanticismo nostálgico y los que parecen darle la razón a las opiniones conservadoras de la época que veían mucha ingenuidad en esa utopía. Lo cierto es que aquellas revueltas causaron un impacto importante en las ideas y en la cultura del siglo XX, agregando aún más mística a la ya muy idealizada década del 60'. Un compleja serie de hechos, tanto a nivel local y global, ocurrieron para que aquel 10 de mayo los estudiantes se enfrentaran a la policía cuando está intentó entrar la Universidad de la Sorbona ocupada desde hacía meses. El apoyo espontáneo de trabajadores y vecinos le añadió épica a los sucesos. 

El cine también tuvo mucho que ver con el alzamiento de los estudiantes en Francia. Cuando Henri Langlois, el director de la Cinemateque Francaise que había difundido el gusto por los clásicos entre los jóvenes, fue depuesto de su cargo los reclamos se alzaron de inmediato. El país que acababa de causar revuelo en el séptimo arte gracias la Nouvelle Vague – movimiento en el que participaban varios de los cineastas arriba citados – no podía permitir que el gobierno ninguneara sin explicaciones a un referente que admiraban. Es cierto que los hechos se calmaron luego de Cannes 68', pero el cine reflejó de distintas maneras el impacto de esas semanas agitadas. Esta es una lista incompleta de títulos influidos por aquellos días de sueños y furia. 

Week-end (1967): Godard, el mismo realizador que se había ganado el amor de los cinéfilos de todo el mundo gracias a clásicos queribles como "Sin aliento" y "Band a part", experimentó un fuerte proceso de politización durante la segunda mitad de los 60'. Para esta película convocó a una pareja de populares estrellas de la televisión francesa y las sometió a una aventura surrealista por las carreteras de un país en guerra. El periplo incluye embotellamientos que duran horas, inmigrantes de las colonias reclamando por sus derechos y encuentros con hippies caníbales. Uno de los films más transgresores de la historia que resultó muy premonitorio por realizarse el año anterior a los hechos parisinos.

If...(1968): No solo en el país galo se respiraban aires revolucionarios e Inglaterra también entegó su dosis de cine subversivo. Malcolm McDowell, futuro protagonista de "La naranja mecánica", interpreta a un estudiante que empieza a desarrollar un fuerte rechazo hacia toda figura de autoridad. Su enfrentamiento con los directivos, sacerdotes y alumnos colaboracionistas, representantes del viejo establishment, irá creciendo hasta un desenlace incendiario. En el medio una serie de fantasías sexuales se encargan de mostrar el lazo que existe entre el erotismo, la política y la violencia. Filmada en paralelo a los sucesos del Mayo Francés, la película resultó triunfadora en el festival de Cannes de 1969.

El fondo del aire es rojo (1977): Cualquiera que quiera conocer la historia del ascenso y caída de la Nueva Izquierda durante los años 60' y 70' debe ver este riguroso documental del influyente Chris Marker. Durante la primera parte presenciamos como un socialismo optimista, que se distanciaba del comunismo soviético y simpatizaba con las causas de los países periféricos, fue adoptado por estudiantes y obreros de los países centrales originando una gran efervescencia política. La segunda parte tiene un tono más amargo, retratando como la intervención de las fuerzas conservadoras, sumada a las propias contradicciones de sindicatos y activistas, tiraron abajo la utopía de una Revolución a gran escala. Cuatro horas apasionantes por la que desfilan imágenes de Vietnam, el Che Guevara, las revueltas de México, la entrada de los tanques soviéticos a Praga y las asambleas rebeldes de todo el mundo, retratando un periodo único del siglo XX.

Milou en Mayo (1990): Louis Malle fue uno de los realizadores activos en la polémica edición interrumpida del festival de Cannes. Nacido en una rica familia de industriales, con el paso del tiempo el realizador buscó contar en "Los inocentes de Mayo" el impacto de la revuelta parisina en una familia burguesa que se reúne a discutir el reparto de una herencia en una paradisiaca casa de campo. Siendo las charlas frívolas y la avaricia la forma en la que los personajes se expresan, no saben muy bien cómo reaccionar ante los turbulentos enfrentamientos que difunden los diarios y la radio. Quizás nunca lleguen a entenderlos.

Mayo-68


The Dreamers (2003): Con seguridad la película más conocida sobre el Mayo Francés, algo que ciertos críticos cuestionan por su mirada simplista sobre los complejos hechos reales. El estadounidense Mattew se encuentra en París con los gemelos Théo e Isabelle (interpretados por las futuras estrellas Louis Garrell y Eva Green) cuando estos están protestando frente a la Cinemateque Francaise en favor de la restitución de Henry Langlois. Este comienzo será el único fragmento en el que las manifestaciones callejeras se verán en pantalla, ya que lo que sigue es más que nada un triángulo amoroso entre cuatro paredes. Hermosamente filmada por el veterano Bernardo Bertolucci, los momentos de carga sexual son matizados con charlas sobre cine, música y maoísmo. Un ensayo erótico sobre lo público y lo privado.

En el intenso ahora (2017): ¿Cómo repercutió el Mayo Francés en la memoria generacional del mundo? Este reciente documental brasileño recurre a un abundante material de archivo – desde imágenes de noticieros hasta registros domésticos de anónimos ciudadanos – para responder esa pregunta. Gracias a la voz en off del director Joao Moreira Salles, que equilibra el análisis crítico con el recuerdo poético, el film busca resignificar 1968 a través de tres hechos significativos: el Mayo Francés, la Primavera de Praga y la Revolución Cultural China. Basándose en esos registro esta película-ensayo retrata como la Historia grande repercute en la vida doméstica.

Varios de los slogans escritos por estudiantes y obreros en las paredes de París hace medio siglo se volvieron símbolos universales de descontento: "La imaginación al Poder", "Seamos realistas: demandemos lo imposible" y "Queda totalmente prohibido prohibir" son algunos de los más conocidos. Hoy los sobrevivientes de aquella época son menos afectos a las frases de combate, pero sostienen que los grandes cambios se logran insistiendo desde sitios pequeños. El mismísimo  Jean-Luc Godard dijo hace un par de años: "Desde hace tiempo sé que hay un solo lugar donde pueden cambiarse las cosas: en la forma de hacer películas; o sea, en el cine. Es un mundo pequeño. No es un individuo solo, es una célula viva de la sociedad". Algo para tener muy en cuenta en estos tiempos cínicos, en los que se insiste tanto sobre la imposibilidad de las utopías.

Medios

Más en esta categoría: « Elige el final Series modelo siglo XX »

Log in or create an account