GK Game - шаблон joomla Joomla

Música para calmar cachorros

Valora este artículo
(0 votos)

Cada vez que se acerca el Día del Niño empieza en todos los hogares la discusión sobre cuál serán los regalos que se le obsequiarán a los más pequeños de la casa. Sin dudas los juguetes son la opción clásica, aunque también la ropa y los libros también son elecciones populares. Entre toda la apabullante oferta de productos que inunda el mercado para estas fechas llama la atención que aquellas relacionadas con la música no ocupen el lugar central que deberían, ya que muchos especialistas afirman que esta tiene una importancia fundamental en el universo infantil.

No es casual que Jorge Luis Borges decidiera cerrar su Otro Poema de los Dones con el verso: "Por la música, misteriosa forma del tiempo". Una canción nos remite inmediatamente a un momento o a una persona especial, por lo que no es descabellado afirmar que medimos nuestras vidas musicalmente. Más allá de modas y rankings, todos tenemos un top ten emotivo que nos acompaña durante nuestro crecimiento. Niñas y niños se encuentran en el momento exacto en el que esa playlist comienza, absorbiendo las primeras melodías que servirán de esqueleto inicial para sus futuros recuerdos.

A diferencia de otros hábitos, como la lectura, escuchar música no solo es una costumbre que no decayó en la actualidad, si no que se ha fortalecido. Nunca existieron tantas formas de grabar, compartir y disfrutar de los sonidos del mundo como hoy en día. Los infantes crecen familiarizados con la presencia todopoderosa de una tecnología que facilita la accesibilidad a todos los géneros y artistas posibles. Por eso, aunque los padres más nostálgicos añoren aquella época en la que escuchaban discos de vinilo y grababan casetes vírgenes, los tiempos que corren son otros. Pero independientemente del cambio de soporte la música continúa teniendo una gran cantidad de virtudes pedagógicas y terapéuticas.

Hasta hace un par de décadas en cada barrio era común escuchar un piano solitario que repetía una melodía una y otra vez. Aquellas viejas profesoras de armonía y solfeo a la que los jóvenes de antaño eran enviados por su familia hoy casi no existen, pero los beneficios de la educación musical durante la infancia son cada vez más aceptados en ámbitos académicos. No casual que varios países nórdicos, como Suecia y Finlandia, la colocan en un lugar preponderante dentro de sus programas de estudio, siendo obligatoria durante toda la etapa primaria. "Es considerada una parte esencial de la educación general, una asignatura que apoya el crecimiento holístico y comprensivo de un niño. Tiene un importante rol en su crecimiento, especialmente en los primeros años" señaló hace algunos años Marja-Leena Jurtunen, profesora de la Universidad de las Artes de Helsinki.

El proceso que realiza el cerebro al aprender música es muy similar al que hace al resolver un cálculo aritmético o aprender un idioma nuevo. Esto fortalece los hemisferios del cerebro, aumentando la capacidad de aprendizaje. La imaginación, la creatividad y la memoria se ejercitan, causando que el pequeño tenga una mayor facilidad para el razonamiento complejo y una notable mejora en la concentración. A esto hay que agregarle las mejoras motrices al fomentar la independencia entre sus extremidades.

Hay que tener en cuenta que a pesar de que la guitarra y el piano siguen siendo los instrumentos preferidos por excelencia, existen otros no tan populares pero igualmente fascinantes. Para los que se encuentran en la primera infancia lo mejor es que se aproximen a alguno de los tantos instrumentos de percusión, fundamentales para acentuar el control rítmico del cuerpo. Dentro de los vientos la flauta es ideal, antes de pasar otros instrumentos de bronce más complejos. Siempre es necesario tener en cuenta que el proceso de elección está ligado a las características físicas de la niña o niño, como su peso y el tamaño de sus manos entre otros. Lo importante es no presionar a los pequeños para que se transformen en virtuosos, acentuando el componente lúdico que conlleva aprender a tocar un instrumento.

school-of-rock

El empleo de la música y de los elementos musicales (ritmo, sonido, melodía y armonía) con fines terapéuticos para asistir necesidades físicas, sociales y cognitivas en una persona se denomina Musicoterápia. Se trata de una disciplina muy contemporánea, pero con raíces en la antigüedad, siendo parte fundamental de primitivos ritos religiosos y de sanación. Posteriormente pensadores griegos como Pitágoras, Aristóteles y Platón realizaron una sistematización científica de las propiedades terapéuticas de la música. Pero recién a mediados del siglo XX esta práctica alcanzó una difusión sostenida, con congresos y asociaciones surgiendo en todo el mundo. Rápidamente los niños se transformaron en un fuerte centro de interés para los especialistas en esta terapia.

Las sesiones de musicoterapia infantil suelen estar fuertemente estructuradas en partes, dependiendo de las características del paciente. Cada ejercicio tiene un fin específico en la terapia: el canto enriquece el vocabulario y el correcto uso de las palabras, la audición musical fomenta la atención y el reconocimiento de los sonidos, el juego y la improvisación instrumental incentivan la creatividad, además de ejercitar la motricidad y la coordinación. También hay que señalar la creciente importancia de la Musicoterapia en el tratamiento de trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión y el autismo infantil. Por todos estos motivos los especialistas señalan que entre los 4 y los 10 años es el periodo ideal para que chicas y chicas se aproximen a la música.

Pero más allá de todos estos beneficios concretos que citamos, hay algo que no debemos olvidar: la música es un importantísimo medio de comunicación que nos hermana más allá de edades y gustos. Muchos momentos felices compartidos en familia o con amigos tienen ritmos y melodías que los envuelven, dándole sentido a algo que sería muy difícil de expresar de otra manera. Ese es el misterio que le hizo afirmar al gran escritor francés Víctor Hugo que "la música expresa todo aquello que no puede decirse con palabras y que no puede quedar en silencio".

Log in or create an account