GK Game - шаблон joomla Joomla

El beatle incansable

Valora este artículo
(2 votos)

¿Se puede decir algo nuevo después de más de 55 años de carrera? La respuesta más evidente es que es muy difícil que esto pase. La carrera solista de Paul McCartney no da señales de detenerse a casi 5 décadas de la separación de la banda que lo llevó a la inmortalidad. Cuando pasan unos años desde su último lanzamiento muchos piensan que finalmente se retiró a vivir de las jugosas regalías que las canciones de los Beatles le rinden mes a mes. Pero entonces la noticia de la grabación de un nuevo disco deja en claro que el músico de Liverpool no tiene intenciones de abandonar el negocio.

"Egypt Station" es el título del álbum de estudio número 18 de Sir Paul, sin contar las muchas recopilaciones y colaboraciones en las que participó. Si "New", su anterior lanzamiento, insinuaba una renovación del sonido con alguna que otra bienvenida incursión electrónica, aquí se apuesta a lo seguro, con alguna que otra pincelada refrescante. Un ejemplo de esto es el corte "Fuh You", fuertemente influido por el pop millenial de celebridades como Ed Sheeran.

Aquí lo que prima son las baladas, con muy pocos solos de guitarra. Allí está "I Don't Know", canción para piano ideal para escuchar una tarde melancólica de domingo, con el protagonista preguntando "¿Qué me está pasando?" sin obtener respuesta. No todas son dudas y durante varios pasajes el legado beatle se hace sentir, pero probablemente nunca tanto como en el folkie "Happie With You", que parece saludo directamente del Álbum Blanco. Lo mismo corre para "Confidante", cuyo tono nostálgico parece dedicado a Linda, su esposa fallecida en 1998.

No hay muchos más momentos rockeros durante este viaje. Uno de ellos es "Come On To me", que trae ritmo y la siempre envidiable capacidad del bajista y cantante para entregar estribillos simple y contagiosos. Un estupendo riff de vientos sobre el final eleva la canción a otro nivel. Otro es "Who Cares", inspirado por el maltrato de medios y haters hacia Taylor Swift, confirmando que el veterano artista está al día con los sucesos del star system actual. Por otro lado el groove de "Back In Brazil", rico en percusión, invita a mover la cabeza de forma inevitable.

Por supuesto que también aquí están esos temas 100% McCartney que podrían haber formado parte de cualquier vieja entrega de su discografía, como "People Want Peace" o "Hand In Hand". En dichos casos los cínicos bostezarán ante el inevitable deja vu. Pero por suerte los numerosos cambios de ritmo del casi progresivo "Despite Of Repetied Warnings", que recuerda a Wings, su grupo de los 70', nos dicen que este hombre de 76 años aún puede sorprender.

Paul McCartney nunca fue un vanguardista, para eso ya hubo gente como David Bowie. Lo suyo siempre fue la emoción y la melodía, dos elementos que abundan en esta estación egipcia cuyo arte de tapa pertenece al músico. En un momento de la vida en el que parece estar bajando varios cambios y aceptando su edad, como lo testimonian las canas que finalmente no oculta, este puede ser un buen disco para adentrarse en una obra solista que ya está a la altura de la de su legendaria banda de los 60'. Más de lo mismo, pero hecho de una manera más que placentera.

Medios

Más en esta categoría: « Una vuelta por el universo Cerati

Log in or create an account