GK Game - шаблон joomla Joomla

Juegan de local

Valora este artículo
(1 Voto)

El 14 de noviembre de 2018 quedará grabado como el día en que Die Toten Hosen vino a Mendoza para dar un gran show. Y ese espectáculo cargado de música, potencia y profesionalismo estuvo sostenido pos estos cinco alemanes que tocaron durante 2 horas en el N8 Show & Bar.

Un mes antes de este recital se habían agotado las entradas, pero el dato más llamativo es que el 70% de los presentes eran extranjeros, en su mayoría germanos que vinieron de paseo a nuestro país o que bien están desde hace un tiempo en nuestra provincia.

Es por eso que Die Toten Hosen tocó ante un público local, y eso sin tener en cuenta que Argentina es su segunda casa como dice su cantante Andreas Frege, más conocido como Campino. Completan el grupo, el bajista Andreas Meurer, los guitarristas Michael Breitkopf y Andreas von Holst y el baterista inglés Stephen George Ritchie.

Remeras de la agrupación, de equipos de la Bunderliga, banderas de Düsserdorf y mucho acento alemán fue parte de lo que ocurrió en el show. Que tuvo una previa con otra gran banda alemana llamada Kraft Klub que calentó los motores para el número central.

Apenas pasadas las 22:30 se apagaron las luces y el público (en complicidad con el sonidista) comenzó a cantar "You never walk alone" que los Hosen utilizan habitualmente para cerrar sus conciertos.

Desde el inicio se pudo sentir la energía que transmiten los Hosen en cada uno de sus conciertos y del vínculo (Campino habló siempre de familia a los fans) con el público.

Los mendocinos que asistieron no podían creer que los alemanes vinieran a tocar a la tierra del sol y del bueno vino mientras que los foráneos no podían creer de ver a su banda tan lejos de casa, en la tierra del sol y del bueno vino, valga la redundancia.

El idioma alemán no es muy fácil de pronunciar y está lejos de ser universal como por ejemplo el inglés, pero pese a esto la mayoría de los asistentes cantó cada una de las canciones, los argentinos a veces con una mezcla de alemán-castellano.

Michael Breitkopf, era el vocero de Campino al hablar muy fluído el castellano. Los Hosen dijeron que iba a ser un show donde harían algunas canciones que generalmente no tocan y fue así.

Dentro de la larga y nutrida lista sonaron "Auswärtsspiel" "Liebeslied" "Bonnie & Clyde", "Ein guter Tag zum Fliegen", "Hier kommt Alex", "Altes Fieber", "Wünsch' Dir Was", entre otras.
También hubo tiempo para los tributos como "1,2, Ultraviolento" de Los Violadores y "Blitzkrieg bop" de Los Ramones, todo un himno del punk rock.

Un dato llamativo es que no hubo vallado en la división escenario/campo, solo dos personas de seguridad, uno que venía con los Hosen, que en cada momento cuidaron a la cantidad de hombres y mujeres que "caían" al escenario después de un mosh.

Campino, que mostró ser un tremendo frontman no solamente cantó toda la noche con una sonrisa sino que saludó a todos los que le extendían la mano. En una parte un joven le pegó (sin querer) una patada en la cabeza en pleno mosh. El cantante siguió con su trabajo y con la sonrisa. Algo similar ocurrió cuando una chica cayó al escenario y tiró al piso al músico. Todo igual. Se paró y continuó cantando. La frutilla del poste de Campino fue cuando se trepó en una de las columnas del N8 y se arrojó al público, en una vieja escena de punk de los '70 o del grunge de los '90. El líder de los Hosen tiene 56 años y un estado físico envidiable y en todo momento se mostró cerca del público por momentos les ponía el micrófono para que canten. Campino entendió todo.

Tras tres bises llegó el final de la mano de "You never walk alone", una canción compuesta para el musical Carrusel estrenado en Broadway en 1945 y que es todo un símbolo.

Dicen que Die Toten Hosen son los alemanes más argentinos que hay, por lo visto en el show tienen mucha razón. Demostraron una vez más que en estas tierras siempre "juegan" de local. 

Fotos: Luciano Estevez

 

Log in or create an account