GK Game - шаблон joomla Joomla

Elementos filtrados por fecha: Martes, 15 Agosto 2017

Libros que muerden

Muchos padres se quejan porque los niños y los libros tienen una relación conflictiva. Si ya era difícil sostenerla en la época de los barriletes y los trompos, esta actualidad de redes sociales y play stations dificulta aún más el acercamiento de los pequeños al mundo de la lectura. Pero no hay que ser apocalípticos ya que, siendo la curiosidad una característica universal de la infancia, introducir la lectura en los más pequeños. Solo hay que ser inteligentes y tolerantes.

Siempre es un buen momento para visitar la sección infantil de las librerías, pero la vecindad del Día del Niños puede ser un momento ideal. Antes de hacerlos es importante conocer bien el carácter del chico destinatario del obsequio. De nada sirve un adulto fanático que obliga a leer a su hijo "Oliver Twist" o cualquier otro clásico voluminoso porque esto puede despertar un rechazo tremendo hacia la literatura en el niño. Existe mucha riqueza en los libros destinados a los chicos, lo que nos otorga múltiples opciones a la hora de elegir. A continuación algunas recomendaciones a tener en cuenta para el pequeño lector.

Todo entra por los ojos: La primera infancia es una edad importante en la que, al no leer aún, los niños necesitan que la voz adulta que les narre las historias. Los clásicos ilustrados (Pinocho, Blanca Nieves, etc) son infalibles y vigentes ¿Pero qué pasa cuando se agotan y uno se cansó de contar la historia una y otra vez? A no desesperar que hay salida, ya que en la actualidad la ilustración de cuentos infantiles ha alcanzado una calidad artística única.

El escritor y dibujante Anthony Browne viene creando desde hace décadas una de las más vistosas y coherentes obras entre las destinadas a los chicos. Cuentos como "Gorilla", "Zoológico", "Mi papá" y todas las protagonizadas por el mono Willy son un ejemplo de la simplicidad de sus historias y de su magistral dominio de las acuarelas. Además de Browne no hay que olvidar la labor de editorial Edelvives con uno de los más deslumbrantes volúmenes ilustrados que hoy se pueden conseguir. De su exquisito catálogo es imperdible "Princesas olvidadas o desconocidas" que exhibe el lado B de los cuentos de los hermanos Grimm. Y en caso que se quiera pisar un terreno más seguro "Donde viven los monstruos" de Maurice Sendak continúa siendo infalible y adictivo. 

Los curiosos: ¿Por qué se rayó la cebra? ¿Por qué es tan guapo el pavo real? ¿Por qué el agua apaga el fuego? ¿De qué está hecho el arco iris? Estas son algunas de de las preguntas con las que los chicos nos acorralan en esa edad en que quieren averiguar todo sobre el funcionamiento del mundo. Y precisamente esas son algunas de las cuestiones que responden los libros de editorial Iamiqué en sus entretenidas series de divulgación. Colecciones de gran colorido como "Preguntas que ponen los pelos de punta", "Las cosas no siempre fueron así" y "Asquerosología" desasnan tanto a chicos como a grandes. Y lo hacen con mucho humor.

No ves que ya no somos chiquitos: Además de ser el nombre de una canción del gran Flaco Spinetta, esta frase sirve para mostrar esa etapa en que los niños ya no quieren ser vistos como tales. Llevarle a un pre-púber que algo demasiado infantil puede generar una grieta irreparable. De todas maneras varias editoriales como Alfaguara y Kapelusz lanzan las colecciones separadas 'por edades' que sacan a los grandes del apuro. Dentro de la primera editorial son muy recomendables autores como Roald Dahl y Michael Ende, creadores de clásicos como "Matilda" y "La historia sin fin" respectivamente.

También hay varios autores argentinos que se destacan escribiendo para ese particular momento que antecede la aparición de la adolescencia. En "La cuarta pata" de Paula Bombara asistimos a los descubrimientos de cuatro chicos en una isla de Brasil, en la que deberán superar sus miedos durante un viaje en el que aprenderá valiosas nociones sobre solidaridad y ecología. En la misma línea de humanista se encuentra "También las estatuas tienen miedo" de Andrea Ferrari, donde temas como la ausencia paterna y la timidez son tratados con gran sensibilidad.

Sendak-Dahl

Los aventureros: Los viejos relatos de aventuras siguen encantando como siempre y autores como Robert Louis Stevenson, Emilio Salgari y Julio Verne llevan varias generaciones de vigencia. Pero aproximándonos a creadores más contemporáneos, el género fantástico goza de muy buena salud, como lo demuestra el éxito masivo de la saga Harry Potter de J.K. Rowling. A su vez las novelas épicas de J.R.R. Tolkien y C.S Lewis se siguen reeditando incesantemente, con una renovada popularidad gracias a sus adaptaciones cinematográficas.

Para aquellos jóvenes con apetito de vértigo y mundos ocultos existen series contemporáneas igualmente atrapantes. "La saga de los confines" de Liliana Bodoc está adquiriendo un merecido estatus de prestigio al crear una epopeya maravillosa utilizando elementos mitológicos latinoamericanos, lo que la diferencia de la imaginería medieval europea que normalmente distingue a estos relatos. A su vez, para aquellos que manifiestan un temperamento más gótico, el realizador mexicano Guillermo del Toro (junto a Chuck Hogan) emprendió una ambiciosa "Trilogía de la oscuridad" literaria. Allí una casta de vampiros aterriza en Nueva York sembrando el pánico, ofreciendo un motivo para afirmar la lectura en los teens amantes de la oscuridad.

Ya no hay motivos para quejarse. A vuelo de pájaro estas son algunas opciones para que la gente menuda pueda llegar al libro entre la avalancha de consumismo tecnológico que los rodea. El libro es un objeto algo ancestral y todo indica que su formato clásico va a desaparecer en los próximos años. Cuando los e-books, carentes de tapas y páginas, se popularicen quizás la frase "los libros no muerden" caiga en desuso. Por eso conviene que los pequeños reciban estos últimos mordiscos de cultura y fantasía.

Suscribirse a este canal RSS

Log in or create an account