GK Game - шаблон joomla Joomla

Elementos filtrados por fecha: Domingo, 08 Abril 2018

Los vikingos más pacíficos

Este año será muy distinto para muchas de las ciudades más nórdicas del planeta. Por primera vez los islandeses tendrán la oportunidad de ver a la selección de su país jugar en la Copa Mundial de Fútbol, lo que seguramente ya tendrá entretenidos a los periodistas deportivos de aquel país ¿Serán tan escandalosos como sus colegas argentinos? Islandia, al estar ubicada justo antes del Círculo Ártico, aparenta ser una nación fría y distante. Sin embargo estos lejanos vikingos encierran varias curiosidades cuando nos adentramos en su historia y cultura.

Apenas son unos 349.000 habitantes los que viven en esta isla de 103.000 Km2, lo que la hace nación con menos densidad de población por kilómetro cuadrado. Con casi tres cuartos de la población total viviendo en Reikiavik (la capital mundial ubicada más al norte en el mundo), el resto de los asentamientos urbanos son ciudades pequeñas e incluso aldeas. Palpitando el primer partido mundialista de Argentina compartamos algunas curiosidades de este particular país.

Celtas y vikingos: Descubrimientos de ruinas que datan de entre los años 770 y 800, son rastros de unos monjes irlandeses denominados Papar, un grupo de cristianos primitivos que buscaban difundir la religión por la zona y fuerion sus primeros pobladores. Sin embargo la llegada masiva de personas a la región se da hasta el siglo IIIX, cuando empezaron a llegar navegantes desde Escandinavia. Un barco sueco al mando del vikingo Garoar Svavarsson recorrió toda la costa del territorio y determinó que se trataba de una isla. Si bien algunos pasajeros decidieron quedarse antes que la nave retornara al continente, recién un noruego llamado Ingolfr Alnarsson y su esposa crearon el primer asentamiento permanente en lo que hoy es Reykjavik. Desde entonces los vikingos siguieron llegando en distintas oleadas, muchas veces trayendo esclavos celtas - irlandeses y escoceses - como servidumbre. Estos grupos son los ancestros de los actuales habitantes del país.

Pacifistas y progresistas: Islandia no tiene ejército nacional ni fuerzas armadas de ningún tipo. A pesar de ser descendientes de un pueblo guerrero y tener una historia bastante violenta (que incluye fuertes hambrunas, el trato colonial por parte de Dinamarca y una invasión británica en 1940) los islandeses se ganaron una justificada fama de gente pacífica. Los hechos delictivos son mínimos y los crímenes violentos inexistentes. Quizás por ello durante la Guerra Fría los mandatarios Ronald Reagan (EE.UU.) y Mijaíl Gorbachov (U.R.S.S.) se reunieron allí para discutir el proceso de desarme en 1986. Pero hay otros aspectos en los que esta nación es un ejemplo ético: es pionera en legislar la igualdad de género y fortalecer los derechos civiles, casi toda la energía que utiliza proviene de recursos renovables y tiene uno de los más altos porcentajes de inscripción y finalización de carreras universitarias.

No somos tan fríos: Contrariamente a lo que se puede pensar - y teniendo en cuenta la latitud en la que se encuentra - Islandia tiene un clima templado, aunque húmedo y ventoso. Esto último se ve acrecentado por la ausencia total de bosques en el territorio. Sus costas son alcanzadas por la Corriente del Golfo que llega desde México entibiando el mar de sus playas sureñas. Pero además la isla es cálida desde lo geográfico, ya que tiene un fuerte actividad volcánica. Algunas erupciones, como la del monte Laki en 1783, tuvieron efectos devastadores, causando la muerte de cerca de un tercio de la población. Aún hoy se estima que cada 4 años algún volcán entra en actividad. Esto, sumado a los numerosos geiseres y aguas termales configuran algunos de los paisajes más particulares del mundo. Algunas de estas maravillas se pueden ver en las escenas de ensueño del filme "La vida secreta de Walter Mitty" de Ben Stiller.

Panchos y tiburones: Las legislaciones de Islandia con respecto al control de los hábitos alimenticios de sus habitantes son bastante particulares. Hasta el año 1989 la venta de cerveza estuvo prohibida en el país, lo cual hace pensar que se trata de personas poco inclinadas a los excesos. Sin embargo la comida más popular del país es el hot dog, que se vende literalmente en todos lados. También son el mayor consumidor de Coca Cola per capita, a pesar de ser tan pocos habitantes. Pero sin lugar a dudas la comida más representativa es el Háralk, un bocadillo consistente en pequeños pedazos de tiburón fermentado y seco. Una tradición gastronómica que tiene la particularidad de tener como materia prima al Tiburón de Groenlandia, cuya carne es tóxica. Solo un proceso de entre 8 y 12 semanas, en el que trozos del escualo son enterrados entre piedras y sal, provoca que los fluidos venenosos abandonen el snack. Una insólita delicatessen.

Bjork-and-the-Suarcubes

Artistas sin industria pero con talento: Otro de los records que tiene Islandia es el de ser el país que produce más cantidad de escritores en relación a la mínima población que posee. Quizás el hecho de que idioma islandés casi no tuvo cambios en más de 1000 años ayuda, haciendo que muchos textos antiquísimos sean perfectamente legibles para un ciudadano contemporáneo. Esto no evita que para el resto del mundo sea una lengua inentendible, empujando a muchos autores y músicos locales a usar el inglés para expresarse. En particular la escena musical es de una pujanza envidiable, con Bjork como figura más internacional, seguida por Of Monsters and Men y Sigur Ros en popularidad. Otras bandas que merecen atención son GusGus (electrónica), Kaleo (blues rock), Emilia Torrini (indie-pop) y Mammút (rock alternativo). La mayoría de ellos artistas independientes al carecer su patria de una industria que los cobije, una dificultad que sin embargo ayudó a los músicos a ser más originales.

En el año 2009 Islandia estuvo en el foco de la tormenta. Rompiendo con la imagen de Escandinavia como un lugar siempre estable, el país sufrió la peor crisis económica de su historia. Después de décadas de crecimiento, fruto de oscuros manejos bancarios, estos vikingos tranquilos salieron a las calles a reclamar un cambio político que controlara a los grupos financieros poderosos. Desde entonces la isla fue mejorando su situación con un porvenir que se adivina optimista. Quizás su participación en el Mundial de Rusia 2018 sea la frutilla del postre después de la tormenta. Después de todo, con una población tan escasa, es probable que no exista islandés que no sea familiar o amigo de algunos de los miembros del equipo nacional.

Suscribirse a este canal RSS

Log in or create an account