GK Game - шаблон joomla Joomla
Ernesto Ramos

Ernesto Ramos

URL del sitio web:

Juegan de local

El 14 de noviembre de 2018 quedará grabado como el día en que Die Toten Hosen vino a Mendoza para dar un gran show. Y ese espectáculo cargado de música, potencia y profesionalismo estuvo sostenido pos estos cinco alemanes que tocaron durante 2 horas en el N8 Show & Bar.

Un mes antes de este recital se habían agotado las entradas, pero el dato más llamativo es que el 70% de los presentes eran extranjeros, en su mayoría germanos que vinieron de paseo a nuestro país o que bien están desde hace un tiempo en nuestra provincia.

Es por eso que Die Toten Hosen tocó ante un público local, y eso sin tener en cuenta que Argentina es su segunda casa como dice su cantante Andreas Frege, más conocido como Campino. Completan el grupo, el bajista Andreas Meurer, los guitarristas Michael Breitkopf y Andreas von Holst y el baterista inglés Stephen George Ritchie.

Remeras de la agrupación, de equipos de la Bunderliga, banderas de Düsserdorf y mucho acento alemán fue parte de lo que ocurrió en el show. Que tuvo una previa con otra gran banda alemana llamada Kraft Klub que calentó los motores para el número central.

Apenas pasadas las 22:30 se apagaron las luces y el público (en complicidad con el sonidista) comenzó a cantar "You never walk alone" que los Hosen utilizan habitualmente para cerrar sus conciertos.

Desde el inicio se pudo sentir la energía que transmiten los Hosen en cada uno de sus conciertos y del vínculo (Campino habló siempre de familia a los fans) con el público.

Los mendocinos que asistieron no podían creer que los alemanes vinieran a tocar a la tierra del sol y del bueno vino mientras que los foráneos no podían creer de ver a su banda tan lejos de casa, en la tierra del sol y del bueno vino, valga la redundancia.

El idioma alemán no es muy fácil de pronunciar y está lejos de ser universal como por ejemplo el inglés, pero pese a esto la mayoría de los asistentes cantó cada una de las canciones, los argentinos a veces con una mezcla de alemán-castellano.

Michael Breitkopf, era el vocero de Campino al hablar muy fluído el castellano. Los Hosen dijeron que iba a ser un show donde harían algunas canciones que generalmente no tocan y fue así.

Dentro de la larga y nutrida lista sonaron "Auswärtsspiel" "Liebeslied" "Bonnie & Clyde", "Ein guter Tag zum Fliegen", "Hier kommt Alex", "Altes Fieber", "Wünsch' Dir Was", entre otras.
También hubo tiempo para los tributos como "1,2, Ultraviolento" de Los Violadores y "Blitzkrieg bop" de Los Ramones, todo un himno del punk rock.

Un dato llamativo es que no hubo vallado en la división escenario/campo, solo dos personas de seguridad, uno que venía con los Hosen, que en cada momento cuidaron a la cantidad de hombres y mujeres que "caían" al escenario después de un mosh.

Campino, que mostró ser un tremendo frontman no solamente cantó toda la noche con una sonrisa sino que saludó a todos los que le extendían la mano. En una parte un joven le pegó (sin querer) una patada en la cabeza en pleno mosh. El cantante siguió con su trabajo y con la sonrisa. Algo similar ocurrió cuando una chica cayó al escenario y tiró al piso al músico. Todo igual. Se paró y continuó cantando. La frutilla del poste de Campino fue cuando se trepó en una de las columnas del N8 y se arrojó al público, en una vieja escena de punk de los '70 o del grunge de los '90. El líder de los Hosen tiene 56 años y un estado físico envidiable y en todo momento se mostró cerca del público por momentos les ponía el micrófono para que canten. Campino entendió todo.

Tras tres bises llegó el final de la mano de "You never walk alone", una canción compuesta para el musical Carrusel estrenado en Broadway en 1945 y que es todo un símbolo.

Dicen que Die Toten Hosen son los alemanes más argentinos que hay, por lo visto en el show tienen mucha razón. Demostraron una vez más que en estas tierras siempre "juegan" de local. 

Fotos: Luciano Estevez

 

  • Publicado en Música

Libélulas enciende el fuego Capital

Luego de presentar "Hacer un fuego" en septiembre en la Casa de las Culturas de su ciudad natal, Libélulas se encuentra tocando sus nuevas canciones en el circuito musical porteño tales como Roxy, Podestá y próximamente en Matienzo. La banda chaqueña, radicada en Buenos Aires, publicó su nuevo álbum llamado "Hacer un fuego" producto de un trabajo que se dio principalmente en 2 ciudades: Resistencia y Capital Federal, contando con ingredientes culturales de dos lugares que en apariencia pueden ser muy distintos pero que en este nuevo material encuentran un puente a la similitud a través de la música y la convergencia de sonidos, costumbres y vivencias volcadas en el mismo.

Para desglosar éste nuevo álbum de Libélulas podría realizar un paralelismo con diferentes formas de hacer ese fuego que nos propone en cada letra y sonido.

A Carbón: la ciudad, el smog, la nostalgia, la soledad confluyen en 4 canciones en particular: "Miles de botellas", la cual fue el adelanto de éste álbum, nos lleva al recuerdo y a buscar la manera de olvidar todo lo que alguna vez amamos y hoy nos hace daño pero que la distancia y por supuesto, miles de botellas, pueden arreglar. Invierno son todas esas sensaciones encontradas que solemos tener las personas del interior cuando llegamos a Capital: la basura, la contaminación, estar solo frente a un monstruo de cemento pero hacerlo por un sueño, un objetivo de vida en el que tal vez, solo la luz del sol sea un gran aliado para pelear hasta el final a pesar de todos los palos en la rueda que puedan aparecer. Intentar tiene una esencia a Sandro que es imposible no mencionar y que le da un encanto particular a ésta canción que nos presenta una historia de amor que parece haber llegado a su fin, o al menos eso la realidad parece indicar. Hace tiempo comienza de la mano de Tom Tarno para luego entrar Ale Rodríguez a acompañarlo en voces, conformando un buen dúo dentro del universo Libélulas que a ésta altura ya parece mirar la vida desde ese fuego interior que termina produciendo la gran ciudad.

A Fuego lento: La soledad, la ruptura y finalmente él atardecer se encuentra en la balada "Botes", donde desde su musicalidad lleva también a generar un clima de intimidad, de esa casa sola alejado de todo y de todos frente al fuego de la hoguera calentando los pies en un invierno que parece nunca acabar, con todos los sentimientos que producen el fin de una relación y la superación de la misma.

A leña: lo autóctono, la naturaleza, el ritmo del litoral, del norte argentino se funden en 2 canciones en particular: "Montañas" y "Río Paraná" para terminar encendiendo el fuego en la conocida "Hawai", en éste tridente pasamos por la montaña, el monte, el altiplano en ese sueño de unión latinoamericana con el coro de la cantante peruana Lorena Uría y su mensaje del corazón. "Río Paraná" es una canción muy gráfica, llena de imágenes que se nos vienen a la mente sobre la naturaleza litoraleña, su clima, la inocencia de los niños en el monte. En el medio, una cumbia carnavalito culmina dando un guiño final al folclore "duerme duerme negrito, que tu mama está en el campo negrito" ya lo rezaba la Negra Sosa dando su voz e interpretación a la canción del cantautor chileno Víctor Jara. Cerrando con ésta trilogía, la potente "Hawai" enciende la poesía de éste amor y ese fuego interior que nos lleva en dirección a fundirnos con el sol.

"Hacer un fuego" cuenta además con un track oculto llamado "Aguará Guazú". El fuego está hecho y el jueves 8 de noviembre desde las 21 Hs encenderán el fuego Capital en el Club Cultural Matienzo (Pringles 1249 CABA) junto a La Experiencia como banda invitada.

Por Raúl Grimberg Engel

  • Publicado en Música

Con el rock en la piel

La historia del rock tuvo sus raíces en músicos negros, sus principales influencias fueron Robert Johnson más conocido como el "Rey del Delta Blues", que grabó 29 canciones entre 1936 y 1937 entre las que se podían destacar "Love in vain" y "Walking blues". Johnson tuvo una misteriosa muerte nada más ni nada menos que a los 27 años, pero nunca fue incluido en el famoso "Club de los 27" utilizado hasta el hartazgo por la industria cultural.

En 1944 una mujer afroamericana, guitarrista, proveniente del góspel graba una canción que podría ser considerada la primera de rock de la historia "Strange Things Happening Every Day", incluso muchos la denominan la madre del rock. Ella tocaba la guitarra e intimidaba a cualquier guitarrista hombre, su nombre era Sister Rosetta Tharp y abrió las puertas a toda una movida contracultural que llegó en los 60´s con cantantes femeninas como Janis Joplin, Grace Slick, Mariska Veres, Patti Smith y por supuesto Tina Turner como la referente indiscutible del rock negro con más de 50 años en la música y una vigencia que llega hasta nuestros días. El reconocimiento a Rosetta recién le llegó este año, 2018, al ser incluida en el Rock & Roll Hall Of Fame a 45 años de su fallecimiento.

Años más tarde, Fats Dominó combinó Blues, Walking Blues, Country y complementando la tarea iniciada por Rosetta, sentó las bases del Rock And Roll con su canción "The Fat Man" de 1949. En la década del 50 el Rock and Roll comenzó a tener gran aceptación entre los jóvenes estadounidenses y a ser observado con buenos ojos por parte de los ingleses, corría el año 1957 y entre tantos rock and rolles hubo uno que brilló y provocó un cambio en la forma de escuchar, tocar, bailar y vivir el rock, ese cambió fue con Chuck Berry y su gran canción Jonny B Good que de hecho es considerado para muchos como la primer canción de rock de la historia.

A fines de los años 50´s y principios de los 60´s las cosas cambiarían, Estados Unidos encontró a una nueva figura donde posar sus ojos, Elvis Presley quien pasaría a ser denominado por la industria musical como el rey del Rock y la sociedad en general comenzó a creer en que la nueva estrella blanca, joven y americana fuera el creador del rock, tirando por la borda todo lo construido previamente por la cultura afroamericana. La llegada de The Beatles empeoraría aún más el panorama: los negros quedarían encasillados en determinados estilos musicales que pasarían a ser su "especialidad": Jazz, Blues, Funk, Soul y R&B.

Aun así, los "rivales" de The Beatles, The Rolling Stones, manifestaban abiertamente ser una banda más ligada al blues e influenciados por artistas negros, tan es así que Mick Jagger décadas más tarde fue quien produjo el primer material de la banda Living Colour y además su más reciente álbum "Blue & Lonesome" es un homenaje de los Rolling a toda esa música que escucharon desde chicos.

Terminando la década mencionada aparecería el mejor guitarrista de todos los tiempos: Jimi Hendrix, negro y con una actitud y calidad musical imponente que logró volver a situar en su lugar a la música negra, parecía que todo iba encaminado a que no existieran diferencias de piel en el rock ni géneros predefinidos para tal o cual raza humana, sino simplemente tomar la música como un lenguaje universal alejado de la xenofobia y el racismo. Pero la repentina muerte a los 27 años de Hendrix volvió a acentuar las diferencias.

En los 70´s ya la escena musical del rock pasó a ser exclusivamente de los blancos, los negros pasaron a ser, para los ojos de una sociedad y una industria que se ocupó de reforzar el estereotipo, grandes bailarines y cantantes de soul, blues y R & B y si querían alcanzar la fama y la popularidad debían manejarse en esos parámetros musicales, nada de tocar rock, eso ya no era para ellos. Michael Jackson, el rey del pop y surgido del funk y disco de los 70´s siempre fue un gran admirador del rock y hasta incluyó grandes guitarristas en sus canciones, como Slash o Eddie Van Halen.

Fueron varias las bandas afroamericanas con gran calidad musical que quisieron entrar al mercado del rock pero que, como única respuesta, recibieron la marginación del mismo. Varios son los ejemplos que se pueden dar: uno de ellos fue Death, banda de punk que pasó a ser una especie de grupo de culto dado que al no recibir la más mínima difusión de su material discográfico quedaron en el olvido, hasta hace unos años donde fueron redescubiertos gracias a internet y relanzados sus discos. Otro caso fue Black Death, la primera banda afroamericana de Metal que soñaba con continuar el legado que había dejado Jimi Hendrix, pero nuevamente la industria discográfica les dio la espalda, siendo su primer disco, editado también en casette transformándose en material de colección.

Dos bandas en particular alcanzaron algún reconocimiento en el ambiente del rock: Living Colour y en menor medida, Fishbone quienes fusionaron en un mismo álbum llamado "Give a Monkey a Brain and He'll Swear He's the Center of the Universe" Funk, Punk, Ska, Rock, Reggae, R & B de una manera magistral, para muchos fueron los Red Hot Chili Peppers negros. La comparación no suele ser agradable cuando se trata de darle entidad a una banda, pero en este caso fue lo que los ayudó en una especie también de retroalimentación, dado que Red Hot fue la primera banda de rock blanco surgida a mediado de los 80´s en incluir funk principalmente que parecía ser territorio específico de la música negra. El caso de Living Colour fue distinto, si bien nunca llegaron a ser súper estrellas de rock, siempre fueron reconocidos y respetados en el ambiente, hoy siguen tocando juntos y realizando giras por todo el mundo.

En los 90´s emerge la figura de Lenny Kravitz para comenzar a romper con esas divisiones étnico musicales que rodearon la industria musical y quien mejor que él para volver a acercar al rock al lugar de dónde nunca debería haber salido: su padre, Sy Kravitz era un judío ucraniano, productor y amante del jazz, su madre se llamaba Roxie Roker y fue una actriz estadounidense nacida en Bahamas, el casamiento de sus padres fue el primer matrimonio interracial televisado en los Estados Unidos. Con ese antecedente familiar, Lenny logró imponerse en el mercado musical sin sentirse en la obligación de encasillarse en determinado estilo musical, más allá de eso, afortunadamente la sociedad y los avances tecnológicos fueron corriendo los límites impuestos a la música negra.

El surgimiento del Rap y el Hip Hop como forma de manifestación frente al racismo fueron fundamentales también para alzar la voz de la cultura afroamericana e ir reclamando su lugar que irían recuperando lentamente, pero la respuesta de la industria discográfica fue la imposición de la figura de Eminem "El primer rapero blanco" automáticamente la sociedad de masas viró la mirada al "blanco que hacía música de negros", nuevamente la segregación racial se hacía eco.

El siglo XXI llega con el desarrollo de internet, con la pérdida de poder de las discográficas, el acceso ilimitado a música de todo el mundo, youtube, spotify hacen que las nuevas generaciones sean totalmente despojadas de prejuicios musicales, muchas bandas lo entendieron así también, un ejemplo de ellas es Alice in Chains quien hoy cuenta con un excelente músico afroamericano en guitarra y voz: William DuVall y bandas nuevas como por ejemplo Alabama Shakes con la cantante Brittany Howard y una formación mestizada.

El rock nació negro, así quedó demostrado con la música de Sister Rosetta, Fats Dominó, Little Richard, Chuck Berry entre otros, ellos fueron los verdaderos padres del rock luego despojados de su creación, hoy estamos ante la inmejorable posibilidad de que los músicos afroamericanos recuperen su lugar, Jimi Hendrix fue aquel guitarrista que todos los músicos soñaron y sueñan ser ¿hace falta que digamos su color?.

Por Raúl Grimberg Engel

  • Publicado en Música

Un trampolín al futuro

Con un imponente acto de apertura se dio inicio a los Juegos Olímpicos de la Juventud. En ésta edición, nuestro país cuenta con varias posibilidades de obtener medallas con principal foco y mucha expectativa en el Hockey con las Leoncitas y el tenis con Sebastián Báez y Facundo Díaz Acosta. Dos deportes que en los últimos años nos han dado muchas satisfacciones y que hoy, muestra en las categorías juveniles un recambio más que interesante y que da esperanzas de cara al futuro.

Natación es otra categoría que siempre supo darnos alguna medalla, solo vale recordar nombres como Georgina Bardach o José Pepe Meolans. Hoy la mirada está puesta en Delfina Pignatiello quien cuenta con 2 medallas de oro y una de plata en el Mundial Juvenil de Natación organizado en Indianápolis, EEUU el año pasado, logro que la llevó a ser reconocida con el premio Olimpia de Oro a la mejor deportista del año 2017. A estar atentos a ésta gran promesa del deporte argentino que llegaría a las próximas olimpiadas mayores de Tokio con 20 años y todo por ganar.

El abanderado de nuestra delegación nacional pertenece al equipo de Vela, su nombre es Dante Cittadini y está acompañado por Teresa Romairone como tripulante. Al igual que Delfina Pignatiello, la dupla llegó a la cima mundial en Estados Unidos, en el marco del campeonato mundial juvenil en el Corpus Christi Yacht Club de Texas, como antecedente inmediato hace ilusionar con una medalla y así continuar con el legado de Santiago Lange.

Con sed de revancha, Las Leoncitas buscan superar la medalla de bronce obtenida en Nanjing, China en 2014 y el comienzo da para ilusionarse, con una goleada nada más ni nada menos que 21 a 0 a Vanuatu en la que convirtieron sus primeros tantos todas las jugadoras del equipo entre ellas la mendocina Gianella Palet quien aportó a la cosecha 3 goles. Otras de la figuras de esta nueva generación de Leonas es Brisa Bruggesser, goleadora del seleccionado nacional.

Las artes marciales son otra disciplina que puede darnos más alegrías en un futuro no muy lejano, así como lo hiciera en Judo Paula Pareto en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, hoy el Taekwondo juvenil cuenta con la figura de José Luis Acuña quien estuvo muy cerca de dar la primer medalla nacional, igualmente con 16 años, el neuquino se perfila para seguir los pasos del medallista olímpico Sebastián Crismanich.

El tenis vuelve a darnos la posibilidad de llegar sumar medallas, así como lo hiciera Juan Martín Del Potro en Río Janeiro, la nueva legión cuenta como principal exponente a Sebastián Báez, quien finalizó el año pasado como n°1 del mundo en junior y hoy es gran candidato a alzarse una medalla, además jugará la categoría dobles junto a Facundo Díaz Acosta quien también sigue en carrera en singles. En tenis femenino y ya eliminada de singles, Lourdes Carlé busca la medalla de dobles. Todas estas nuevas figuras del tenis dan esperanzas en una nueva legión que puede llegar a ser tan importante como la categoría 82 que contó con figuras como David Nalbandian, Guillermo Coria, Chucho Acasuso y los tandilenses Juan Mónaco, Máximo González, Chucky Junqueira y por supuesto, Delpo la Torre de Tandil.

Hoy los juegos olímpicos de la juventud son esa vidriera para ir vislumbrando el futuro del deporte nacional, allí se pueden ir observando y siguiendo las performance de quienes serán los próximos nombres que ocuparan las líneas deportivas en un futuro no muy lejano, hoy ya están escribiendo sus primeras páginas.

Por Raúl Grimberg Engel

Suscribirse a este canal RSS

Log in or create an account