MúsicaShows

Máquina removedora de rock

La mítica banda The Cult arribó a la Argentina para presentar todo el material de su vasta carrera musical. Mendoza, Rosario, Córdoba y Buenos Aires fueron las ciudades elegidas para esta gira.

Tupaladar estuvo presente en la primera presentación de los ingleses en nuestras tierras. Es por eso que nos pusimos el jean gastado, la remera de la banda, la campera de cuero y nos fuimos para «El Santo» mendocino.

Más de 400 personas, casi todos fanáticos del grupo, fueron testigos del repertorio de 90 minutos de puro rock. El público cuyano, que en su mayoría superaba los 30 años de edad, cantó, saltó y hasta se animó a poguear en casi todos de los temas.

Ian Astbury mantiene una voz privilegiada, similar a la que tiene en los discos de la banda y se despachó con una gran actuación. Al cantante se lo vio con su melena intacta, con barba y con unos kilitos de más.

Billy Duffy es un gran guitarrista que a lo largo de su carrera no ha sido tan valorado como debería. Sus solos y melodías mostraron que también es un pilar fundamental en The Cult.

Duffy desde hace tiempo está bien asistido por Mike Dimkich que cumple con las notas sacadas de su guitarra rítmica. Los violeros, están bien acompañados por los sonidos del bajo de Chris Wyse y por los golpes precisos y potentes del baterista John Tempesta.

El feedback banda-público, se basó en unas pocas palabras sueltas en castellano de Astbury para ensayar un pequeño diálogo con los presentes. La comunicación en el recital, se concentró en lo musical.

«Every Man and Women is a Star«, del EP del 2010 «Capsule 1» fue el encargado de abrir el show y de desatar la «Cultmanía».

Otros de los temas que estuvieron presentes fue «Rain«, una de las primeras canciones del grupo y de las primeras en ser conocidas. También de ese disco «Love» sonaron «Nirvana» y la muy festejada «She sells sanctuary» que generó uno de los mejores momentos de la noche.

Por el recital también pasaron temas como «Horse Nation«, «War«, «Embest» «Dirty Little rock star» y «Go West», entre otros.

Sin lugar a dudas que el punto más alto del recital pasó cuando el quinteto hizo su himno: «Love Removal Machine«. Este fue el tema más cantado y saltado por los presentes.

El público fiel, agradeció la presencia de los ingleses y lo demostrado arriba del escenario, aunque varios se quedaron con las ganas de temas más conocidos como «Wild Hearted Son», «Revolution», «Edie (Ciao Baby)», o el clásico de Stephenwolf «Born to be Wild«.

Párrafo aparte merece el toque de la banda local telonera Chanco Va. Esta gran agrupación pudo apenas tocar cuatro canciones de su show. El manager de los ingleses, enojado porque la presentación de su banda no arrancó puntual (estaba pactada a las 23 hs), ordenó intervenir la cabina de sonido y dejar a los mendocinos a mitad de camino.

En el primer y único bis The Cult hizo «Rise» del disco «Beyond Good and Evil» y una dignísima versión de «Break on Through» de The Doors (Ian Astbury cantó con los californianos hace una década). Estas canciones fueron las elegidas para la despedida.

Solo quedó tiempo para arrojar púas, las baquetas de la batería y recibir la aprobación del público. Y ese fue el final, eso fue lo que dejó la Maquina Removedora de Rock.

Fotos gentileza: Muchamerd

Por Ernesto Ramos

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar