MúsicaNoticias

Richard Ashcroft recupera su sinfonía agridulce

Tras 22 de años desde su creación, el hit de The Verve, “Bitter Sweet Symphony”, vuelve a ser propiedad de su autor, Richard Ascroft. Mick Jagger y Keith Richard accedieron a cederle sus derechos a su creador. Final dulce para una agria historia.

Corría el año 1997 y en el ocaso del Britpop emergía un megahit: «Bitter Sweet Symphony», canción que llevó a The Verve a ser reconocidos en el mundo, la misma además venía acompañada de un video clip con muchísima rotación en MTV el cual es imposible no recordar, sin mucho presupuesto ni pretensiones consistía en su cantante caminando en línea recta y llevándose el mundo por delante sin importarle absolutamente nada, ni nadie. Con esa simpleza, está canción se transformó en un clásico de los 90´s.

Fue tan fuerte el nivel de alcance que tuvo que muchas listas de “One Hit Wonders” consideraron que The Verve había pegado solo esa canción, hecho que de por sí no dejaba de ser un dolor de cabeza para la banda ya que terminó eclipsando al excelente tercer disco «Urban Hymns».

La sinfonía agridulce continuó cuando se produjo la disputa por los derechos, ya que desde hace 22 años que pertenecía a Mick Jagger y Keith Richards con el fundamento de que Ashcroft había utilizado para su composición una secuencia de cinco notas de la canción “The Last Time” de The Rolling Stones.

Como mencionaba anteriormente y respecto al álbum «Urban Hymns», el tercero de estudio de The Verve, fueron más allá, acercando más que nunca su épica al pop, consumando la evolución que se intuía en «A northen soul», su anterior disco. Quedó sobradamente demostrado con temas como «The drugs don’t work», «Lucky man», «Space and Time», «Sonnet» y por supuesto «Bitter Sweet Symphony». No obstante, siguen teniendo cabida los temas más elaborados, con densos desarrollos instrumentales más característicos de sus inicios como banda destacándose «The rolling people», «Catching the butterfly» o «Come on».

Hoy el tiempo le demostró a Ashcroft que la vida puede ser una sinfonía más dulce que agria y así lo demostró en su comunicado “Me da un enorme placer anunciar que en el último mes, Mick Jagger y Keith Richard han accedido a darme su cuota de ‘Bitter Sweet Symphony‘. Este notable cambio en los hechos fue posible por un gesto generoso y magnánimo de parte de Mick y Keith, quienes coincidieron al sentirse felices de que los créditos de la canción ahora excluyeran sus nombres y de que todas las regalías derivadas de la canción ahora pasaran a mí. Quisiera agradecer al jugador principal en esto, mis managers Steve Kutner y John Kennedy, el manager de los Stones, Joyce Smyth y Jody Klein, y por último una enorme gratitud y respeto por Mick y Keith. La música es poder”.

De esta manera la historia de la sinfonía agridulce culmina en ese final feliz que tanto Richard como el mundo de la música esperaba.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar