DeportesInterés

Tigre: de descendido a súper campeón

El equipo de Pipo Gorosito se quedó con la Copa de la Superliga derrotando a Boca por 2 a 0. Jugará el año que viene la Copa Libertadores de América, pero también la B Nacional algo totalmente injusto para un equipo que en este torneo gustó, ganó y también goleó.

Final feliz, reconocimiento merecido para el matador de Victoria, el encuentro definitorio no parecía sencillo: un equipo acostumbrado a dar vueltas olímpicas como Boca Juniors contra otro que, si bien nadie dudaba de su juego, enfrentaba la posibilidad de obtener su primer título oficial en el medio de un contexto adverso y un duro golpe como fue el descenso consumado a través de los injustos promedios para el descenso que tantas críticas cosechó desde su creación en 1983.

Ya lo dijo Pipo Gorosito una vez terminado el partido 2 a 0 que coronó a Tigre: “Queremos inventar cosas para sacar ventaja, no somos frontales y normales. El promedio se hizo para ventajear entre los poderosos y así estamos.” ¡Cuánta razón tiene!  Desde el primer momento, en el que finalizó la Superliga 2018/2019, Tigre había ingresado por su campaña a la Copa Sudamericana, pero su descenso a través de los promedios hizo que no pueda jugarla por el reglamento de la Conmebol. La Copa de la Superliga se transformó entonces en un objetivo claro ya que la AFA prometía a los descendidos participantes, darle un lugar en la Copa Libertadores de América aun habiendo bajado a la B Nacional, eso sí, con la condición de ser campeón y Tigre lo logró.

A medida que Tigre avanzaba en la Copa de la Superliga, la crítica a los promedios para el descenso no paraba de crecer e inclusive se puso en duda su clasificación a la Libertadores en caso de ser campeón, cosa que impedía el reglamento de la CONMEBOL, por lo que tuvo que intervenir la AFA para que permita su participación si el matador de Victoria salía campeón.  Además debemos agregar que de no existir hoy en día dicho sistema para definir a los descendidos el elenco de Victoria seguiría siendo de primera, y curiosamente tampoco habrían descendido en ninguna de las 2 temporadas anteriores que hoy lo condenan.

Desde su llegada, Gorosito transformó por completo a su equipo, mostrando un gran nivel de juego, siendo hoy por hoy un equipo compacto, que da gusto ver en la cancha, no parece descendido, para nada. Eliminó al Racing campeón del Chacho Coudet, goleó 7 a 0 en el global a Atlético Tucumán y derrotó a Boca en la final por 2 a 0 como resultados destacados. El funcionamiento colectivo fue realmente impecable y el corazón que se puso en la cancha conmovió a cualquier argentino que disfruté del buen fútbol más allá de los colores de una camiseta.

Hoy figuras como Walter Montillo y el histórico Diego “Cachete” Morales, prometieron seguir en el club para recuperar la categoría que injustamente perdió. El próximo año futbolístico de Tigre será en dos extremos: La Copa Libertadores y la B Nacional, algo que suena hasta completamente ilógico, pero que los promedios hicieron realidad. Salud Campeón y pronto regreso a la primera A.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar