DeportesInterés

La NBA busca desafiar la cuarentena

El mundo del básquet es uno de los principales atractivos de la sociedad estadounidense, frente a la suspensión, Adam Silver, comisionado de la liga, evalúa diferentes formas para volver a la actividad a pesar de las medidas de aislamiento.

Tal como pasó con la Superliga Argentina de Fútbol cuando se jugó la primera fecha de manera irresponsable con el fin de seguir brindando a los fanáticos la posibilidad de ver por televisión su deporte favorito pero poniendo en riesgo la salud de los jugadores,  la NBA, luego de la suspensión  de sus actividades indefinidamente tras el positivo por coronavirus de Rudy Gobert, busca la manera de poder brindarle a su público el regreso de la competencia.

En entrevista con ESPN, Adam Silver evalúa en principio organizar una competencia de caridad con jugadores sanos y en cuarentena, para que los millones de fanáticos de la NBA tengan algo para ver.

“Una de las cosas de las que hemos estado hablando es, ¿hay condiciones en las que un grupo de jugadores podría competir, tal vez sea para un recaudador de fondos o solo para el bien colectivo de las personas, donde se toma un subconjunto de jugadores?… y, ¿existe un protocolo en el que se puedan probar y poner en cuarentena y aislar de alguna manera, y puedan competir contra unos y otros? Las personas están atrapadas en casa y creo que necesitan una diversión. Necesitan entretenerse”, explicó Silver.

Adam Silver propone diversas alternativas con el fin de volver a dar ruedo a la competencia, basado sobre todo en la “necesidad” de los fanáticos de ver su deporte favorito, un acto por más cuestionable en un momento de la sociedad en el cual se debe predicar con el ejemplo y dar a entender a las personas que debe realizar una cuarentena.

El caso argentino fue similar en cuanto a esa necesidad de ofrecerle fútbol a la gente a costa de la salud de los futbolistas e intentando ser la excepción a una medida de cuarentena, finalmente se decidió no jugar, en principio hasta el 31 de marzo, con posibilidad de extenderse en el tiempo. Pero, las declaraciones actuales de Adam Silver puede ser una premonición del debate que se vendrá en unas semanas en nuestro país por el reinicio o no de la Superliga, así, el comisionado de la NBA plantea: “Tal vez podamos hacer esto de manera progresiva, y el primer paso no son los partidos con miles de personas en los campos. El 99% de las personas consumen nuestro deporte a través de alguna plataforma electrónica. El porcentaje de personas que asisten a los partidos es muy pequeño en relación con el consumo audiovisual y digital. Soy optimista y quiero creer que vamos a salvar al menos algunas partes de esta temporada”.

Las medidas que tomen respecto a la reanudación de la actividad en la NBA pueden sentar precedente de lo que no se debería hacer con nuestra Superliga. Por otra parte, otros deportes como el tenis ha tenido decisiones mucho más acordes a la situación de alerta mundial por la pandemia, tan es así que la ATP y WTA decidieron suspender el calendario hasta el 7 de junio y congelar el ranking ya que por motivos obvios, los tenistas no podrán defender sus puntos.

Todo esto llevó a que el próximo Grand Slam, Roland Garros que debería jugarse el mes de mayo en Francia fuera reprogramado para el 20 de septiembre, una semana después de finalizado el US Open que se desarrollará entre 24 de agosto y el 13 de septiembre. Por su parte, Wimbledon será el único torneo de los 4 grandes que se jugará en la fecha que estaba programado: desde el 29 de junio al 12 de julio.

En su comunicado, la ATP y la WTA concluyeron en que  «Estamos valorando todas las opciones dirigidas a preservar y maximizar el calendario de tenis con diferentes fechas de regreso en los circuitos, algo que sigue sin definición en estos momentos. Nos comprometemos a seguir trabajando en este terreno con nuestros jugadores y torneos, y con el resto de órganos de gobierno, en las próximas semanas y meses».

Esto es un claro ejemplo de cómo deberían manejarse las diferentes competiciones deportivas frente Los desafíos presentados por la pandemia de COVID-19. Si bien tanto el básquet en Estados Unidos como el fútbol en Argentina son deportes muy populares, sus principales dirigentes no deberían forzar el regreso poniendo en peligro a sus jugadores, deberán respetar lo que dictamine la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las medidas que tome cada país para frenar la propagación del virus.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar