InterésSalud

Atracción por los parches y perforaciones

La estigmatofilia es cuando una persona se siente atraída por otra que tiene tatuajes, piercings, cicatrices o marcas en la piel. Enteráte en esta nota de que se trata.

Los tatuajes y los piercings existen desde hace muchos, pero muchos años. Cada vez más mujeres y hombres se animan a marcarse la piel o a hacerse perforaciones en su cuerpo, sea de la edad que sea.

La mayoría lo hace como un estilo de vida, mientras que otros quizás se tatúen el nombre de un ser querido, alguna fecha o simplemente alguna imagen que les guste mucho o que tenga significado.

Claro que hacerse un tattoo o realizarse una perforación tiene que ver con cuestiones estéticas, por gusto y porque no para hacerse notar frente a los demás.

Varias personas sientes una excitación sexual gracias a los tatuajes y a los piercings. Esto quiere decir que más allá de su rostro, físico, de su personalidad y también del sexo, en este caso hay una atracción por personas que tienen su piel tatuada o perforaciones en distintas partes de su cuerpo.

Eso tiene un nombre y es estigmatofilia, que no solo abarca a lo ya mencionado, sino que también puede existir la atracción por cicatrices, heridas o marcas que tenga la persona en el cuerpo.

Para algunos expertos la estigmatofilia es una parafilia, pues no hace referencia únicamente a que a la persona le gusten los tatuajes, cicatrices o piercing en el cuerpo del otro sexo, sino que estas personas no sienten excitación sexual si la otra persona no tiene esas características. La parafilia es un comportamiento sexual en el que el placer no se encuentra en la penetración, es decir en la cópula, sino en el acto o cosa que acompaña este encuentro sexual.

Los estigmatofílicos suelen sentir atracción por los tattoos, piercings y cicatrices en general, aunque en algunos casos también sienten atracción por sólo una de estas marcas o perforaciones. En algunos casos el estigmatofílico siente atracción por el dolor que han causado estas marcas o perforaciones, en otros casos por la historia que hay detrás.

Otros expertos catalogan la estigmatofilia como un tipo de fetichismo (que es un tipo de parafilia). En el mundo del sexo y el placer los fetiches están a la orden del día, y consisten en la excitación erótica o logro del orgasmo por medio de objetos fetiches o partes del cuerpo que provocan excitación. Por ejemplo: los pies, los tacones, disfraces, etc.

En el caso de los piercings la excitación sexual es más común en las personas menores de 40 años, y las zonas del cuerpo preferidas son la lengua, labios, pezones y las zonas genitales, ya que están ubicadas en partes de interacción sexual.

Fuente: Psicología y mente

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios