InterésLiteratura

Cinco extrañas navidades

Un recorrido por algunos relatos literarios que retratan el costado menos luminoso de la mitología navideña. Ideal para escapar de los lugares comunes de esta fecha.

Se trata de un secreto a voces del que poca gente habla, pero al comenzar diciembre algunas miradas angustiadas dejan entrever una verdad incómoda: las fiestas de fin de año son estresantes e involucran muchas actividades que nos dejan emocionalmente agotados. Este hecho contrasta con la imaginería de felicidad impostada y los excesos mercantiles y gastronómicos que caracterizan a estos días, como si el tedio de las preparaciones festivas debiera contrarrestarse con ese espíritu multicolor importado de otro hemisferio.

Corridas para comprar regalos, reuniones de despedidas de todo tipo, reencuentros con parientes desagradables y exageradas bacanales de comida y bebida son algunas características de la época. Por no citar temas más existenciales, como el hecho de enfrentarse a la posibilidad de la soledad o la agobiante presión para hacer un balance de lo vivido durante el año. Sin embargo son pocas las expresiones culturales que reflejan todo este caótico costado. Así es como somos sometidos a empalagosas campañas publicitarias e infinitas repeticiones de “Mi pobre angelito” una y otra vez.

A modo de compensaciónpresentamos cinco breves piezas literarias que ponen énfasis en el costado desolador de la navidad. Todas ellas son piezas fáciles de encontrar en la web, por lo que no hay excusas para no armar un tour literario por estas pequeñas gemas que se aventuran en la desdicha de estas fechas agobiantes. Porque no todo es CharlesDickens durante diciembre.

La pequeña vendedora de fósforos (Hans Christian Andersen): También conocido como “La pequeña cerillera” y “La niña de los fósforos”, dependiendo de la traducción. Este cuento del gran escritor danés cumple con dos requisitos indispensables de la buena literatura infantil: está atravesado por una cuota generosa de melancolía y denuncia el destino triste de los desclasados. Una niña sale a la calle durante una helada Navidad paravender fósforos y conseguir a algo de dinero para poder comer. Ante el peligro de helarse comienza a prender uno a uno los fósforos en busca de algo de tibieza. La pluma brillante de Andersen logra  que aceptemos el peor de los finales, ya que al menos la protagonista podrá reencontrarse con su abuela. Aunque el precio será muy caro.

Papa Noel duerme en casa (Samanta Schweblin): La autora más estimulante surgida durante los últimos años dentro de la literatura argentina ha demostrado su gran capacidad para generar incomodidad en libros de cuentos como “Distancia de rescate”, “Pájaros en la boca” y “Siete casa vacías”, así como en la novela “Kentukis”. El segundo título  incluye este relato navideño, verdadera fiesta de giros inesperados que muestra una de las obsesiones de la autora: las familias disfuncionales. Vale la pena buscarlo para conocer el universo Schweblin, un mundo inquietante del que es muy difícil salir una vez que se entra.

Nicholas era…(Neil Gaiman): A lo largo de tres décadas Gaiman se ocupó de mantener viva la tradición británica de unir fantasía con absurdo en comics como “TheSandman” y novelas como “GoodOmens”, “American Gods” y “Coraline”, entre otros trabajos. Este brevísimo poema de su primera época, en el que imagina un Santa Claus cansado y caídoen desgracia, muestra con plenitud su estilo imaginativo e irreverente. “Nicholas era…más viejo que el pecado y su barba no podía ser más blanca. Quería morir”. A partir de ahí unos pocos renglones le bastan para quitarle todo encanto al hombre del traje rojo y los renos obedientes.

El pan dulce del cesante  (Roberto Arlt):Otro de los ritos de fin de año es aquel en el que las empresas regalan a sus empleados una canasta navideña poblada de sidras, turrones y un infaltable pan dulce. No son pocos los que ven en este gesto una de las tantas artimañas con las que el capitalismo busca maquillar su aparato explotador ¿Pero qué pasa cuando ni siquiera se dispone de ese dudoso premio? En una de sus “Aguafuertes porteñas” Arlt pone en escena el diálogo de un matrimonio con penurias económicas que hace las cuentas para ver si puede gastar $ 1,25 (estamos en la década del 30’) en un trozo de esa masa dulzona llena de pasas y frutas abrillantadas. La postal es desoladora, con el silencio como único telón ante las carencias que atraviesan los pobres de este mundo.

El cuento de navidad de AuggieWren (Paul Auster): Este gran escritor estadounidense también odia el costado cursi de estas fechas, por lo que cuando el New York Times le pidió que escribiera un relato alusivo a la celebración se encontró ante un gran problema. Pero su amigo Auggie le reveló una historia tan increíble cómo ambigua ¿Pero hasta donde es moralmente aceptable una anécdota que involucra el engaño y posterior robo a una vieja ciega? Queda en el lector juzgar las acciones narradas magistralmente por el autor de la “Trilogía de Nueva York”.

JeanetteWinterson, autora de la notable colección de relatos “Días de Navidad”, sostuvo en una entrevista que “El dinero y el poder no pueden también arruinar la Navidad”. El perverso contenido de su libro parece afirmar que una buena forma de evitar que esta fecha sea contagiada por el consumismo descontrolado es rescatar su costado incómodo y oscuro. Después de todo este ya estaba presente en los orígenes pre-cristianos de la celebración.

Hoy los historiadores coinciden en que los rituales del 25 de diciembre tienen raíces paganas. Cuando el Papa Julio I decretó esa fecha como el día para festejar el nacimiento de Jesús buscaba aprovechar la popularidad de festividades antiguas como el Yule nórdico y la Saturnalia romana, las cuales se realizaban a fines de año para honrar el solsticio de invierno. Esto facilitó la tarea de los misioneros que buscaban convertir esos pueblos a la nueva religión. Una verdad incómoda para los más fanáticos, pero un alivio para quienes quieren activar el modoGrinch sin ningún tipo de culpas.

Mostrar más
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios