Entrevistas

El fútbol es puro cuento

Uno de los grandes referentes de la literatura "futbolística" es Eduardo Sacheri. Hablamos con él de cuentos, del éxito de "El secreto de sus ojos" y de "Metegol" su nueva apuesta.

Para muchos de nosotros el fútbol, con todos sus pros y sus contras, es el deporte más hermoso del mundo. Pero no sólo esta pasión se ve reflejada en una cancha, con un equipo o en una tribuna, sino que hace tiempo alcanzó otras ramas que, hasta hace poco, eran difíciles de imaginar.

Una de ellas es la literatura, que permite contar miles de historias de clubes, de hinchas, de barrio, de la vida misma. Uno de los grandes referentes en nuestro país sobre este tema es Eduardo Sacheri.

Este fanático de Independiente de Avellaneda y autor de varias novelas y cuentos dialogó con nosotros en «El Sábado Agitado» para sumergirnos más en el mundo de las palabras y su relación con la pelota.

¿El fútbol es una gran puerta para conocer el mundo de la literatura?

Eduardo: «Me parece que la literatura tiene un montón de puertas, y una de esas es el fútbol. A lo mejor en otra época donde los libros estaban más cerca, capaz que la gente joven elegía otras puertas para ingresar. Pero hoy en día que hay otras cosas y que los libros están más lejos de la vida cotidiana, existen algunos temas de la vida muy queridos, como puede ser el fútbol. Son una puerta posible y propia.

Igual este deporte tiene un mundo bastante amplio que va más allá de los grandes equipos o competencias

Eduardo: «Si te diría capaz, que es más amplio todavía ese mundo subterráneo o ese mundo en la sombra. Digo en la sombra en tanto no está ahí bajo las luces encandiladas de los flashes y los grandes medios. Ese fútbol que jugamos cualquiera de nosotros, y que nos nutre desde cuando éramos chicos, me parece que es todavía más fértil como materia literaria que el gran fútbol».

¿Sentís que lograste llevar el fútbol a algo barrial como lo habían hecho antes autores como Osvaldo Soriano y Roberto Fontanarrosa?

Eduardo: «Soriano y Fontanarrosa llevaron la literatura al fútbol, precisamente porque eran grandes escritores y les gustaba mucho el fútbol y entendían perfectamente la conexión profunda que hay entre el fútbol y las otras cosas de la vida. Porque en sus propias vidas así ha sucedido. Si grandes escritores como ellos abrieron esas compuertas y comunicaron esos mundos, para los que venimos después es mucho más sencillo, porque no es que está transitando un camino no recorrido. Hubo otros tipos muy prestigiosos y brillantes que ya lo hicieron entonces, cualquiera que viene detrás tiene buena parte del camino hecho».

Vos sos el autor de la novela en la cual se basa la película de Campanella «El secreto de sus ojos» ¿hay un antes y un después en tu carrera por la gran repercusión que tuvo el film?

Eduardo: «Fue muy importante sin duda fuera de la Argentina. Acá había mucha gente que la los conocía a los cuentos por mis libros y por ese público que tenía a partir de como los difundía Alejandro Apo en Radio Continental. La visibilidad que le dio la película a mi obra, y sobre todo el Oscar, permitió que fuera de la Argentina mis libros empezaran a circular mucho más».

No te dio bronca que el partido que estaba en el película sea Racing y no Independiente ¿Fue Guillermo Francella (hincha de Racing), el que metió la cuchara?

Eduardo: «No fue Francella, eso estaba en el guion desde antes. Él llega a la película cuando el guion estaba recontra cerrado. Es Racing – Huracán porque nos venían bien esos equipos y la cancha de Huracán. Había varios motivos que no tuvieron que ver con Francella. En la escena anterior cuando se presenta al escribano que es hincha de Racing se dice de él que le dicen Platón, porque vive para la Academia. A Campanella le pareció un chiste gracioso y ese fue el origen de que fuera Racing. A parte no se olviden de que el asesino, violador, una lacra de persona es en la película un hincha de Racing. Francella tampoco hubiera estado muy a gusto dando origen a esa idea. Como dice la película la pasión nos condiciona y no podemos escapar de ella».

¿Cómo vez la situación de los equipos grandes y el tema del descenso?

Eduardo: «Me parece que es la contracara de un fútbol argentino en general empobrecido por la emigración de sus figuras al fútbol europeo. Ese es un fenómeno a tener en cuenta también. El futbol argentino carece de los mejores jugadores y tenés cientos que están afuera. En esa medianía, los grandes tradicionales no han sabido adaptarse tan bien a ese nuevo escenario y por eso los otros equipos crecen. Me parece que está bueno desde el punto de vista de democratizar el fútbol aunque la falte mucho de federalización porque fíjate que salvo Godoy Cruz y San Martín de San Juan, el fútbol argentino sigue teniendo una muy fuerte preminencia de la pampa húmeda y eso me parece que a largo plazo hay que corregirlo».

Se viene un nuevo proyecto tuyo con Campanella, el film animado Metegol ¿cómo viene eso?

Eduardo:«Hay mucho trabajo detrás y mucha expectativa de que la cosa camine porque me parece que la película está quedando muy bien. El 20 de junio cuando se estrene y este rodando la pelotita ya podrán hablar ustedes si nos fue bien o nos fue mal. Así que Dios dirá.

Fútbol y literatura ya han demostrado que van muy bien de la mano. Los cuentos de Eduardo Sacheri avalan con creces esta interesante sociedad.

Por Ernesto Ramos

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios