Entrevistas

El sexo en cuarentena

Muchos perdieron el contacto con otras personas por el aislamiento preventivo, social y obligatorio. ¿Los que están en pareja lo hacen más seguido? El sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff nos habla de esto y otros temas

 

En tiempos de aislamiento, cuarentena o encierro, como más te guste decirlo, vamos modificando nuestras actividades y rutinas para adaptar varias de ellas a otro escenario distinto.

Más allá de tareas escolares, trabajo en casa (home office), hacer ejercicio en la vivienda, entre otras, también está latente una parte importante para el ser humano: el sexo.

Con el aislamiento millones de personas han tenido que suspender la práctica sexual con terceros. Otros millones tienen la oportunidad de estar realizando la cuarentena junto a su pareja.

“Por los tiempos que corren la sexualidad está un poco comprometida, entre comillas por el problema del virus que nos ha amenazado, invadido y ha provocado algunas muertes” sostuvo el sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff ante nuestra consulta sobre que ocurre en esta situación de coronavirus.

De hecho el doctor K habló del mito que existe que los que están en pareja tienen sexo con mayor frecuencia que en situaciones normales. “La gente cree, desde afuera que las parejas están haciendo este tipo de interacción, que están prácticamente todo el día juntos, en estos casos haciendo cada uno su trabajo particular, tienen una oportunidad formidable para tener relaciones sexuales. De hecho esto sucede, pero no tanto en la cantidad de expectativas y mitos de los cuales las personas son afectas a este tipo de cosas. A veces todo lo contrario, por lo menos es lo que yo podría decir en base a los testimonios de algunos pacientes que he tenido. Yo atribuyo esa carencia justamente a que este encierro, llamémosle así, muy beneficioso para protegernos del virus, en un encierro obligado desde afuera”.

Juan Carlos Kusnetzoff justificó sus dichos puso un ejemplo de comparación: “No es lo mismo hacer un exilio en una ciudad o en un país europeo lejano al propio que uno lo hace porque hay malestares o dictaduras en el propio país, ahí hay un exilio obligado. Otra cosa es visitar el mismo lugar, el mismo país hermoso, lindo, maravilloso como turista. Son dos lugares vistos, sentidos y vividos completamente diferentes. Algo similar ocurre con la sexualidad “obligada” por el encierro y no cuando uno cotidianamente vive y ve al compañero o a la mujer una vez por día cuando viene a almorzar o cenar. Atribuyo a estas dos situaciones las diferencias que pueden ser aclaradas en personas que están fuera de la comunidad científica o que no están en contacto directo con personas con este mismo tema”.

El escenario es inédito y cada uno vive la sexualidad como puede dentro de este aislamiento preventivo, social y obligatorio. Habrá que seguir esperando para que todo vuelva a la normalidad.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios