Cine/TVMultimedia

Filosos y famosos

En cada película siempre existe algo material que tiene un significado importante ya sea para el film o para alguno de los protagonistas. Nosotros decidimos sacarle filo y contarles cuales son los cuchillos más famosos en la historia del cine.

En los ’80s uno de los objetos más deseado por muchos adolescente y algunos mayores, fue el famosísimo cuchillo de John James Rambo, que se hizo popular luego de que se lo mostrara como el «compañero» de Rambo en la primera película del veterano de Vietnam cuyo título original es «First Blood«.

Estas piezas fueron y son uno de los referentes más importantes a la hora de hablar de los protagonistas más filosos de cine, Los «Cuchillos tipo Rambo». Tiene una hoja de 23 cm de más de 0.6 cm de espesor con el lomo dentado; la guarda incluye desatornillador Phillips y plano; contiene una brújula dentro del mango, que además tiene espacio para fósforos, anzuelos y lo que se considere útil.

El mango incluso está forrado en línea de pesca que se puede usar en caso de emergencia. Este afilado «amigo» fue diseñado por Jimmy Lile un conocido fabricantes de cuchillos que lo pensó como una herramienta. Los fanáticos de Rambo pueden tener su cuchillo si desembolsan unos $3.500 o bien hacerse el Rambito con una réplica que solo les costara $75.

Para «First Blood 2» del año ’85, Jimmy Lile diseño una versión más grande y la bautizó con el nombre «Mission». En este caso, si quieren un «Misionero» original no podrán adquirir uno, ya que no se conoce que haya alguno en el mercado. De todas maneras, podrán adquirir uno menos afilado ya que solo se consiguen replicas por $90.

En cuanto a las otras dos «Rambo» que se mostraron en el año 1998 y 2008, podemos decir que quien diseño las armas blancas de ambas fue el artesano y diseñador de cuchillos de fantasía Gil Hibben buscado por el mismísimo Sylvester Stallone para crear una versión más moderna del legendario objeto.

Otro cuchillo icono del cine es, sin duda, el que uso Paul Hoggan en «Cocodrilo Dundee«. Quien no recuerda a este «picante» cazador de cocodrilos y su «grandísimo» cuchillo. Este cortador es del tipo «Bowie», característico por su hoja enorme y gruesa y su punta curva hacia arriba. Fue diseñado y construido por el fabricante de armas australiano John Bowring, quien solo hizo dos de acero para la película, los dos pertenecen a Paul «Cocodrilo Dundee» Hogan y al guionista John Cornell, el resto fueron de aluminio y sin filo. Si alguien quiere un cuchillo como el de «Dundee», hay que buscar las versiones en aluminio de la película, que están valoradas en más de $7000.

 

Un cuchillo que si dudas ha sido más protagonista que los propios actores es el que aparece en la película «El Cazador» en la que trabajan Benicio Del Toro y Tommy Lee Jones: «Tracker». Es un monstruoso objeto de supervivencia diseñado por el rastreador profesional Tom Brown y fabricado por el artesano David Beck. Cada recoveco de su singular hoja está diseñado para servir en alguna función de supervivencia en la selva, desde tallar flechas hasta destazar animales.

Para muchos el «Tracker» es un diseño brillante. Para muchos otros, su hoja de 16 cm de largo y 6 mm de grosor es demasiado grande y pesada, y no hace nada que cualquier otro buen cuchillo no haría. Si quieren uno de los cuchillos fabricados por el propio Beck, pueden encargarlo por unos $2000.

Otra película, en este caso saga en la que aparecen «cosas» con filo es «Viernes 13» en donde el protagonista Jason Voorhees, ha portado una gran cantidad de armas, pero el que más se recuerda desde los ’80 hasta la actualidad es el Machete. Al contario con lo que ocurrió con los cuchillos anteriores, en este caso se utilizo un Machete común como los que se compran en cualquier ferretería y se los «tuneo» para la ocasión, ya que eran películas de muy bajo presupuesto.

Y para finalizar uno de los momentos más representativos o recordados del cine con presencia filosa se da en la película «Psicosis«. En la escena de «la ducha», un asesino desconocido apuñala en varias oportunidades a Janet Leigh con un cuchillo de cocina. Si bien este momento es muy significativo nunca se supo nada acerca del cuchillo utilizado, aunque se piensa que los realizadores del film dirigidos por Alfred Hitchcock, no hicieron más que ir a un negocio de cuchillos y eligieron el más grande y barato que encontraron.

Por Juan Millan

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios