Entrevistas

La hora de Guillote

¿Quien puede negar que Guillermo Coppola tiene cientos de anécdotas? Habló sobre Diego Maradona y cuando Elton John quiso levantarlo.

La vida tiene idas y vueltas. Es por eso que un día uno puede estar en un lado junto a alguien y al día siguiente en otro distinto con otra persona. Así le pasó a Guillermo Coppola, con quien hablamos sobre su presente y su pasado en donde estuvo junto a Diego Armando Maradona.

En nuestro espacio radial «El Sábado Agitado«decidimos llamar a este «playboy» para saber que es de su vida. Más allá de que en la actualidad participa del programa «Buenos Muchachos» junto con Beto Casella, Bambino Veira, Coco Basile y Cacho Castaña (se puede ver por C5N), Guillote nos contó un par de anécdotas que se las retransmitiremos en Tupaladar.

La primera tuvo que ver con algo que pasó con el jugador de Boca JuniorsJuan Román Riquelme en el partido en La Bombonera por Copa Libertadores ante Newell’s y que lo tomó la televisión: «Riquelme siempre se acerca y se ríe. Yo estoy en la platea en la primera fila preferencial N°0 asiento 1 y N°0 asiento 2. Yo le hago chistes siempre, el otro día lo cargaba con Martino y él se reía mucho», dijo Coppola.

Dentro de la conversación también nos enteramos con quien se fue a las piñas cuando era más joven: «El manager de boxeo Osvaldo Rivero es amigo mío y es con el único que, en mis años de vida, me agarré a trompadas. Éramos compañeros de colegio y me peleé dos o tres veces pero por el fútbol. Los dos éramos capangas y que queríamos mandan en el equipo, nos peleamos por el liderazgo. Hoy tenemos una amistad y nos reencontramos siempre con buena onda. Jugamos juntos en Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA)», sostuvo Guillermo.

¿Es verdad que el cantante británico Elton John una vez intentó levantarte?

Guillermo: (risas) «Estábamos con el Conejo Tarantini. En el año ’78, después del Mundial, nos fuimos a Inglaterra para que él arreglara su contrato con el Birminghan. Habíamos estado viendo casas y nos dieron una muy linda, pintoresca tenía ardillas, parque, muy linda. Después de todo ese día nos fuimos a cenar al restaurante de un hotel, muy paquete el lugar. Yo había llevado al gerente del banco, porque yo era empleado de banco, ya que ese viaje con el gerente me servía para que no me tirara la bronca. Fuimos a cenar Pata (Villanueva), el Conejo, el gerente y yo. Nos sentamos en unos boxes del restaurante y en otra mesa estaba Elton John con un amigo. Se acerca a la mesa y se presenta. Él era el dueño del hotel y el restaurante y se sienta con nosotros. En el mismo asiento estaba el gerente, yo y del otro lado Elton. Él (por John) se iba arrimando cada vez más y nos contaba que jugaba al backgamon. Y se acercaba más y apoyó su mano sobre mi pierna. Yo tenía un pantalón de alpaca inglesa muy lindo, muy brilloso y se deslizaba con mucha facilidad. La mano de este hombre iba hacia mis zonas pero yo no quería incomodar a la mesa. Muy disimuladamente le tuve que agarrar la mano con cierta presión y se la saqué de mis zonas, estaba muy cerquita. Después de eso me invitó a quedarme a dormir en el hotel, no paró, el siguió. Desde ese momento tengo el 20 % de ese hotel (risas)».

¿Por qué pensás que cada vez que aparece Maradona hay quilombo? Es como que ahora lo bombardean más que antes.

Guillermo: «Porque no lo tenemos. Uno está ávido de Maradona. Llega y sabemos cómo es, parecería a propósito. Yo no justifico un piedrazo, una patada, por eso te decía a lo largo de mi vida me peleé con el Negrito Rivero por una pelotudez. La agresión, la violencia no me va. Tenés el del avión que le manda el lápiz de labio, el que le manda productos para adelgazar, después se quiera sacar la foto. Yo he viajado 15 años con Diego por el mundo y sé lo significa estar en un aeropuerto, estar metido en un avión. Yo siempre buscaba la primera fila, la primera para que todo el pasaje quedara atrás y muchas veces le tiraba una manta encima, lo tapaba porque venía gente y lo despertaba para la foto, para un autógrafo, para un comentario, para un saludo, no con mala onda. Pero vos venís de Dubai, tenés un viaje de 16 horas a San Pablo o Río y después 2 horas y media hasta Buenos Aires, son como 20 horas. Imagináte la llegada al aeropuerto cuando venís con un día de viaje y te piden la foto y eso. No justifico la violencia. Pero eso es Diego, mete codazo, va para adelante, ‘aguante Boca’, es ese».

¿Extrañas la relación que tenías con Maradona o trabajar con él?

Guillermo: «¿Sabes qué extraño? Yo digo que cada uno encuentra su lugar en su vida, él está muy bien en Dubai, yo festejo y celebro que le vaya bien. Mi relación con las hijas es buena, con Claudia lo mismo, ellas crecieron conmigo. Y con él está este paréntesis, vos me decís ¿tenés ganas? Si, tengo ganas de sentarme, de decir que nos pasó durante estos 10 años, la llegada de su hijo, de su nieto. Como le fue en Dubai, como le está yendo y esas cosas. Laburar no, yo hice mucho por esa relación, muchísimo. No solo en lo profesional, que fue del ’85 al ’90 una etapa profesional brillante donde Diego consiguió lo máximo en su carrera a nivel deportivo, a nivel económico y yo estaba a su lado. Después vino una etapa de amistad donde se incrementó ese lazo profundo, ese sentimiento inquebrantable para muchos, esa pareja que éramos, uno solo. Me fui a Cuba cuatro años, no tengo nada contra Cuba y su gente es maravillosa, si contra el régimen. Me fui a vivir cuatro años de mi vida para acompañarlo. Cuba vos vas 10 días y la pasas bárbaro, te divertís bailas, te fumás un habano, vas a la playa, algún cayo y después te querés venir. Y después pasó lo que pasó, esa dura que él tuvo para conmigo, cosas que realmente me dolieron, así que trabajar no extraño. Hoy tengo un pasar muy bueno de laburo, una mujer encantadora, una hija que me llena todo lo que no viví por estar fuera del país y lejos de mis otras tres hijas. Al amigo (por Maradona) yo lo sigo sosteniendo a la distancia, ¿me encantaría encontrarlo? Por supuesto que si, darle un abrazo y un beso, pero laburar no, ya cumplimos los ciclos».

Por Ernesto Ramos

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios