HistoriasMúsica

No es lo que parece

Muchas canciones tienen un significado muy distinto al que evidencian en una primera escucha. Esto dio origen a una larga historia de confusiones y leyendas urbanas.

En una escena de la película La familia de mi novia Robert De Niro y Ben Stiller, suegro y yerno respectivamente en la ficción, escuchan Puff, The Magic Dragon, una vieja tonada folk del grupo Peter, Paul and Mary con aires de canción infantil. Stiller de pronto comenta “Hay gente que piensa que en realidad se trata sobre fumar un cigarrillo de marihuana”, lo cual enoja a De Niro, quien siempre pensó que era una inocente historia sobre un dragón mágico. Aunque los autores del tema muchas veces aclararon que no hay referencias a la droga en su creación, la leyenda se difundió tanto que gran parte del público la cree verdadera. Estos malentendidos abundan a lo largo de la historia de la música popular, por lo que muchas cantautoras y cantautores se agarrarían la cabeza como al ver las interpretaciones que se hacen sobre sus obras.

Canciones románticas que no lo son, himnos patrióticos que en realidad son críticas ácidas y temas festivos que esconden episodios oscurísimos son algunos de los ejemplos de esta caravana de malentendidos. Aquí repasamos varios clásicos que fueron víctimas de lecturas erróneas, delirantes o bienintencionadas, las cuales terminaron difundiéndose más de la cuenta.

 In The Air Tonight – Phill Collins: Una pregunta recorre el mundo desde hace 40 años ¿De qué se trata este hit que impulsó la carrera solista de Collins? Sin dudas su letra ambigua, los teclados atmosféricos y la famosa explosión de la batería en la última parte contribuyeron a que los fans buscaran los más variados significados en este tema. Esto llegó a tal punto que hay una compleja leyenda urbana que afirma que el músico se inspiró al ver como alguien se ahogaba en un lago mientras otra persona lo miraba sin hacer nada al respecto. Esta historia creció tanto que se difundieron declaraciones falsas sobre el cantante sintiéndose culpable por el hecho, mientras que Eminem hizo referencia al mito en su éxito Stand. Sin embargo, el músico de Génesis reconoció varias veces que la letra es una catarsis espontánea surgida de la ira y frustración frente a la separación de su primera esposa. Un caso en el que la lectura falsa es más interesante que la real.

Every Breathe You Take – The Police: El mismísimo Sting manifestó en varias oportunidades su sorpresa ante la cantidad de gente que ve esta composición como luminosa y romántica: “Una pareja se me acercó y me dijo ‘amamos esa canción ¡Fue nuestro tema principal en nuestra boda!’ y yo por dentro pensaba ‘Mmm, buena suerte con eso”. El bajista inglés no pasaba un buen momento al escribir el tema, protagonizando un escándalo mediático por un amorío extra marital y viendo como crecían las tensiones que llevarían The Police a la separación. La idea principal del texto era retratar una obsesión enfermiza, con una persona que espía y vigila a su objeto de deseo, prisionera de los celos. Por eso lo mejor es tomar reparos al dedicárselo a alguien.

Amanece en la ruta – Sueter: Esta balada bella y onírica, una rareza dentro del repertorio de Suéter que en general se caracteriza por canciones más excéntricas, produce una sensación de calma serena. Sin embargo, una escucha analítica se dará cuenta que algo extraño ocurre a medida que avanza la narrativa de la canción. Es claro que el tema compuesto por Miguel Zavaleta cuenta un accidente automovilístico desde la óptica de una persona que perdió la vida en el suceso. Es todo un mérito haber escrito una canción luminosa sobre una situación tan trágica.

Born in the USA – Bruce Springsteen: Para entender de manera correcta el mensaje de este tema solo basta tener tiempo y manejar Google Translate, pues detrás de su título engañosamente nacionalista exhibe las contradicciones del American Dream sin mucho pudor. El protagonista de la letra manifiesta sus penurias frente a la pobreza, la guerra y la explotación laboral a pesar de ser un cool rocking daddy in the USA. De todas maneras, desde los años 80’, cuando la mirada imperialista de la administración de Ronald Reagan reinaba en occidente, mucha gente piensa que el clásico de The Boss es un himno patriótico. Hombre de fuerte compromiso social, Bruce ha declarado varias veces que la ambigua canción está lejos de mostrar orgullo alguno por su tierra.  

The Beds Are Burning – Midnight Oil: Quienes asistan a una fiesta retro seguramente saltarán de alegría si este tema, un hito del rock australiano, suena en la pista de baile. Para contribuir a la confusión en los casetes de edición nacional el tema se traducía como “Las camas están que arden”, dándole una connotación sensual totalmente alejada de la idea original del grupo. Se trata de un tema de protesta que denuncia el maltrato al que fueron sometidos los aborígenes de Australia, una conducta colonialista que duró hasta bien pasada la segunda mitad del siglo XX. En especial se centra sobre las maneras injustas por las que gran parte de esa población original fue forzada a abandonar sus tierras, nombrando a políticos y lugares específicos del país. Una temática muy local que de modo inesperado terminó transformándose en uno éxito global.

The Way – Fastball: Nadie pudo escapar a este one hit wonder en 1998. Su sonido brillante de aires Beatles y la ganchera melodía, que tiene un giro pegadizo detrás de otro, causan una impresión muy optimista. Pero la canción fue inspirada por un triste caso real que el vocalista Tony Scalzo leyó en las noticias: una pareja mayor compuesta por Lela y Raymond Howard partió a un festival en Texas, desapareciendo sin dejar un rastro. Un mes más tarde fue hallada sin vida en su auto en pleno desierto. Scalzo fue siguiendo las crónicas locales sobre el caso, pero al escribir la canción decidió romantizar la historia, imaginando que los ancianos partieron a un lugar mejor. “Todos pueden ver que el camino por el que van, está pavimentado con oro / Y es siempre verano, nunca sienten frío / Nunca tienen hambre y nunca se pondrán viejos y grises” dice el estribillo. Una mirada poética sobre los hechos para imaginar un mejor final que el verdadero.

Pumped Up Kicks – Foster the People: Este clásico reciente es sin dudas la pieza más oscura de esta lista, ya que detrás de su ritmo saltarín y silbidos contagiosos hace referencia a los tan frecuentes mass shootings que ocurren en Estados Unidos. El Robert que protagoniza la letra observa con resentimiento a quienes lo rodean, mientras tiene pensamientos homicidas y porta una escopeta que encontró en el closet de su padre, advirtiendo a los demás que lo mejor es que corran más rápido que sus balas. Si bien Mark Foster aclaró varias veces que la canción busca crear conciencia sobre el problema de los adolescentes alienados y la violencia escolar, muchos adultos han escrito a las estaciones de radio para quejarse al entender el mensaje como todo lo contrario. Riesgos de hacer una canción bailable sobre un tema tan grave y actual.

Aunque las personas detrás de estos éxitos aclaren con vehemencia cuáles fueron sus verdaderas intenciones, lo mejor es que acepten con resignación lo inevitable. Como dijo el escritor paraguayo Augusto Roa Bastos sobre la literatura: “Mientras un autor escribe su obra es lo más suyo que haya poseído nunca. Una vez publicada y leída, se convierte en lo más ajeno que le fue dado poseer, aun cuando le depare fama y fortuna”. Por eso es mejor dejar que los incautos bailen Luna de miel de Virus sin conocer su picaresco significado original. Algunas cosas es mejor no saberlas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios