Cine/TVMultimedia

Un villano controvertido

Gracias a éxito de “Joker” el cine de superhéroes parece alcanzar una nueva etapa de madurez. Pero su violencia realista y los temas incómodos que desarrolla ocasionaron una gran polémica.

Este parece ser un año decisivo para los films nacidos del universo de los superhéroes. “Joker” (“Guasón” en Hispanoamérica) ganó el premio a mejor película en el prestigioso  Festival de Venecia, transformándose en la primera adaptación de un cómic que se lleva un galardón mayor en el elitista circuito de festivalero europeo. Esto no solo equivale a una nueva evaluación crítica sobre el género, si no que puede provocar un cambio hacia un tono más maduro e incómodo que contrarreste el estilo pirotécnico establecido por las producciones de Marvel.

Pero este bienvenido cambio no está excepto de controversia. El Guasón al que le dio vida el director Todd Phillips, junto a sus guionistas y al actor Joaquin Phoenix, se nutre de situaciones problemáticas bien reales para narrar su historia. No sería descabellado afirmar que eso es lo que hace tan creíble este relato de cómo nace un villano. La mención a los desórdenes mentales que afectan a muchos jóvenes alienados en la actualidad, a los efectos del bulliyng y la construcción de secuencias que remiten al problema de los tiroteos masivos en los colegios de Estados Unidos detonaron críticas de todo tipo. Una gran contradicción teniendo en cuenta que una de las críticas habituales al cine basado en cómics es que es poco realista y solo busca el mero entretenimiento.

Las primeras voces de alarma llegaron por parte de familiares y sobrevivientes de los tiroteos de Aurora del año 2012, cuando James Holmes disparó contra los concurrentes a un estreno de la última entrega de la Trilogía de Batman de Christopher Nolan. Esta carta abierta mostraba la preocupación de los damnificados por la forma “empática” con la que se presenta al futuro Guasón, un muchacho con una personalidad perturbada muy similar a la de los adolescentes y jóvenes que realizan ataques mortales en instituciones estadounidenses. Ante este reclamo los productores del film emitieron  una respuesta clarísima: “Warner Bros. cree que una de las funciones de contar historias es provocar la conversación social acerca de asuntos complejos. Pero no se equivoquen: Ni el personaje de ficción ni la película, aprueban o fomentan la violencia en el mundo real. No es la intención de la película».  Además el comunicado aclaró que la empresa está a favor de que exista mayor control sobre la circulación de armas de fuego en el país.

Una visión más politizada es la que mostró el documentalista Michael Moore, calificando como una distracción los comentarios que dicen que se trata de un film moralmente corrupto del que hay que alejarse. “Nuestro país está en una situación de desesperanza, nuestra Constitución está hecha pedazos y un maníaco imprudente en Queens tiene acceso a códigos nucleares, pero por alguna razón, deberíamos estar asustados de esta película” ironizó el realizador de “Bowling for Columbine”. En su alegato manifiesta que los millones de personas sin cobertura médica, los niños estresados en los colegios y la misoginia de Donald Trump son más preocupantes que la violencia que el personaje de Joaquim Phoenix muestra en pantalla.

Otro que se manifestó para defender a la película fue Robert De Niro, quien tiene un papel segundario en “Joker”. El veterano actor afirmó estar de acuerdo con el comunicado de los estudios Warner, señalando que gran parte del impacto de la película está en sus similitudes con “Taxi driver” y “El rey de la comedia”, dos films de Martin Scorsese que lo tienen como protagonista y que son referenciados en la nueva historia sobre este villano de Ciudad Gótica. Justamente algo valioso de la cinta de Philips es que introduce homenajes al Hollywood de la década del 70’, más audaz y sórdido que el actual, en el que Scorsese y De Niro jugaron un papel central. Un caso ejemplar de esa época es lo ocurrido en 1971 con el estreno de “La naranja mecánica”, otro clásico controvertido centrado en un personaje perturbado. A poco tiempo de su estreno distintos hechos de violencia verdaderos que imitaban los de la película obligaron a su director, Stanley Kubrick, a retirarla de circulación durante varios años en Inglaterra.

Casualmente hace unos días Scorsese, presentando su nueva película “The Irishman”, dijo que no veía películas de Marvel porque “eso no es cine, es como ir a un parque de diversiones”. Desde luego que la comunidad de fanáticos de las sagas de superhéroes, que no se destaca por su moderación, salió a contestarle rápidamente en las redes ¿Habrá visto el legendario director “Joker”, film que lo homenajea usando un personaje de DC Cómics, editorial competidora de Marvel? Quizás cuando se siente en la butaca advierta que no hay ningún Batman o Superman en la película, nada de superhéroes. Solo un villano que, con su maquillaje y sus problemas realistas, nos recuerda lo conflictivos que son los tiempos que atravesamos.

 

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar