LanzamientosMúsica

Oscuros pero tranquilos

Una de las novedades musicales de este año es el nuevo álbum de Radiohead al que bautizaron "A Moon Shaped Pool".

Alfred Hitchcock admiraría el talento que tienen estos muchachos para crear suspenso. Cuando a comienzos de mayo la web y las redes sociales de Radiohead cesaron toda actividad, borrando todas sus publicaciones, quedó claro que la banda se traía algo grande entre manos. Dos elaborados videos en youtube confirmaron que un nuevo disco llamado «A Moon Shaped Pool» ya era una realidad.

El grupo liderado por Thom Yorke ha sabido mantenerse en el centro de la escena siguiendo pasos personales que ningún otro artista se animaría a dar. No solo porque sus discos los mostraron siempre audaces y cambiantes, si no porque nunca cayeron en las poses típicas que dicta el manual «como ser una estrella de rock». Luego de sus experiencias con el acid jazz y la música electrónica ahora lanzan el trabajo más orquestal de su carrera, algo que dejan en claro desde «Burn the Witch», el tema inicial. La letra amenazante que habla de ataques de pánico y de ‘matar al mensajero’ es el opuesto exacto del clip naive que lo acompaña, una maravilla de animación en stop-motion.

El siguiente video para promocionar el álbum fue el tranquilo «Daydreaming» y fue realizado por Paul Thomas Anderson. Un piano hipnótico empuja el track hacia adelante hasta llegar a un crescendo de violines luminosos, justo antes de que unos ronquidos inquietantes aparezcan. Una canción más convencional es «Decks Dark», necesaria para descomprimir un poco al tono ominoso reinante. Algo parecido ocurre con el acústico «Desert Island Disk».

El quinteto de Oxford muestra su costado más pinkfloydiano en «Full Stop», acaso el soundtrack de una película de terror aún no filmada. Más arreglos corales y orquestales adornan «Glass Eyes» y el estupendo «The Numbers», uno de los puntos altos del disco con sus contraataques de cuerdas y la advertencia de su letra: ‘Vamos a recuperar lo que es nuestro’. Como el guitarrista y tecladista Jonny Greenwood tocó varias veces con la London Contemporary Orchestra, sociedad musical que se repite en este disco, abriendo nuevos paisajes sonoros al grupo. Detrás del extenso nombre «Tinker Taylor Soldier Saylor Rich Man Poor Man Beggar Man Thief» se encuentran texturas cinematográficas en las que se nota la labor de Greenwood como compositor de numerosas bandas sonoras de películas.

«A Moon Shaped Pool» cierra con una sorpresa para los fans. «True Love Waits» es una canción que Radiohead interpreta en vivo desde 1995 y que ha sufrido varias metamorfosis en el camino. Aunque hubo numerosos intentos de grabarlo formalmente, el tema siempre quedó en lista de espera mientras la discografía de la banda crecía, lo que no evitó que se convirtiera en un favorito a la hora de los recitales. Finalmente esta balada sobre la búsqueda incansable del amor verdadero sirve de telón final para un disco que muchas veces es desolador.

Además de Yorke y Greenwood la banda continúa conformada por el bajista Colin, hermano de Jonny, el guitarrista Ed O’Brien y el baterista Philip Selway. La misma formación durante tres décadas, un extraño record para el tormentoso mundo del rock. Produciendo todo se encuentra el histórico Nigel Gondrich, siempre sabiendo captar con lucidez la búsqueda de la banda. Una búsqueda que ahora parece rebotar entre los extremos de la oscuridad y la tranquilidad. Un trabajo ideal para escuchar en otoño y evaluar cual de las dos facetas prevalece.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios