MúsicaShows

Rainin’ in Andes Talleres

El artista multicultural Manu Chao continúa con su gira por Argentina con su agrupación "La Ventura" y brindó un show memorable en Mendoza donde la lluvia estuvo presente todo el tiempo.

La gente se mojaba, se empapaba, se embarraba por el estado del campo de juego del club Andes Talleres, nada importaba. Algunas buscaban algún techo para tener reparo, otros compraban los pilotos de nylon. A la mayoría todo esto le importaba muy poco.

Solo interesaba que el hombre de los cuatro nombres, José Manuel Arturo Tomás Chao Ortega, más conocido como Manu Chao, saltara al escenario para deleitar a los presentes. Y vaya que lo hizo junto con sus «viejos» compañeros de ruta Gambeat en bajo y samplers, Madjij «Il magico» Fahem en guitarra y Philippe «Garbancito» Teboul en batería, y con el gran acompañamiento de los vientos.

Casi como un deja vú las precipitaciones volvieron a estar presentes en el show del ex Mano Negra al igual que en la última presentación en tierras mendocinas. Poco importó el clima a los más de 7 mil presentes.

Estos artistas componen música, las letras, juegan arriba del escenario, bailan, saltan, se divierten, cambian o mezclan el ritmo de las canciones, las enganchan una tras otra, disfrutan lo que hacen y se nota.

Salvando los estilos musicales –que igual no están demasiado distantes- se parecen a los Ramones. Porque en los discos varias canciones tienen un ritmo más lento, más armonioso si cabe el término. En cambio en vivo aceleran a fondo, como lo hacía la mítica banda de punk, lo que impide que uno se quede parado, quieto.

Con mensajes profundos, comprometidos y esperanzadores Manu Chao y «La Ventura» tocaron durante casi 2 horas y media en donde pasaron canciones como «Clandestino», «Me gustas tú, «Desaparecido», «Cinco razones», «King of the Bongo», «La vida Tómbola», «Día luna, día pena», «Rainin’ in paradize», «Lagrimas de oro», «Welcome to Tijuana», «Mentira», «King Kong Five», «Machine gun», «Mala vida», entre otras.

Nadie puede negar que el hombre de gorra y pescadores sea un referente multicultural como lo es. Es más que un músico, es un activista por las causas sociales. Es de esos que se comprometen no solo de palabra, sino también que le ponen el cuerpo.

En esta ocasión, al igual que durante la gira, había un trapo que ocupaba gran parte de la escenografía sostenía «Fuera Monsanto», en alusión a la fábrica de químicos que contamina el medio ambiente.

Manu Chao es un artista comprometido no solamente con su música, sus letras sino también con lo social, con organizaciones, con el pueblo.

De hecho el músico les dio lugar –como siempre lo hace en todas sus presentaciones- a las murgas Enviados del Momo y El Negro Ariel -que forman parte de la biblioteca popular Pablito González del Barrio La Gloria, de Godoy Cruz, que se manifestaron en contra del gatillo fácil y la represión policial.

Es importante destacar que hace casi cuatro años Manu Chao colaboró en la construcción del edificio de la mencionada biblioteca.

También estuvieron presentes asambleístas del Tupungato que se manifestaron en contra de contaminación del agua en la provincia y para defender la ley 7722 que regula la actividad minera.

La lluvia no dio tregua en Mendoza, eso poco importó. Porque arriba del escenario brillaron estos artistas internacionales, que terminaron «empapando» a un público que se fue a su casa mojado, pero feliz.

Por Ernesto Ramos

Fotos: Luciano Estévez

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios