MúsicaShows

Todos para uno

Molotov quizás sea la mejor banda mexicana de todos los tiempos y sus integrantes muestran una gran unión. El cuarteto se presentó en Maipú, Mendoza.

  • Ninguno intenta buscar más protagonismo que el otro, es más debe ser uno de los pocos casos en donde el líder es el conjunto. Importa más el todo que las partes, aunque estas últimas son fundamentales para que engrane la máquina. Hablamos de Molotov que se encuentra en Argentina en el marco del «Agua remaldita tour» y estuvo tocando en el Arena Sancor Seguros Stadium de Maipú -Mendoza-.

Sus 20 años de trayectoria más sus canciones con contenidos sociales, político, sarcásticas, de la vida cotidiana han llevado a los mexicanos a un lugar de privilegio, donde están las grandes bandas de rock de latinoamerica.

No hay divismo, no hay problemas de cartel y eso se nota arriba del escenario. «La unión hace la fuerza», sostiene un clásico dicho popular que puede ser aplicado tranquilamente a esta banda, con lo cual deja en evidencia -como siempre pasó- que es un «todos para uno».

Tito Fuentes (guitarra y voz), Randy Ebright (batería, guitarra y voz) Paco Ayala (bajo y voz) y Micky Huidobro (bajo y voz) salen a escena con chalecos de jean que tienen atrás el logo de la banda. Una especie de uniforme que establece que todos son iguales al otro. Como será el «reparto» equitativo del protagonismo que también realizan intercambio de instrumentos según requiera la ocasión.

«Noko» fue el encargado de encender a un público que estuvo a la altura del show. Pegado llegaron «Amateur», «Santo niño» y «Oleré Y Oleré Y Oleré El UHU».

Si bien tocaron varias canciones de «Agua maldita» también hubo tiempo para varios clásicos. Es por eso que fueron bien recibidos «Chinga tu madre», «Frijolero», «Here we kum», y «Hit me», éste último apoyado con imágenes de diferentes movilizaciones de México en donde se pide justicia por desaparecidos, entre ellos los 43 estudiantes de Ayotzinapa quienes faltan de sus hogares desde septiembre del año pasado.

Como en cada una de las presentaciones de Molotov, los integrantes se mostraron comunicativos con el público, pese a que por momentos el sonido -sobre todo el de los micrófonos- rebotara haciendolo no tan claro. Pese a este detalle ver a este cuarteo en vivo se parece a salir con ese amigo gracioso, entretenido, nunca te vas a aburrir. De hecho un par de coristas formaron parte del «combo lúdico».

De las canciones nuevas se pudo escuchar «La raza pura es la pura raza», «Lagunas metales» (donde homenajea a varios artistas hispanoparlantes), «No existe» y «Fuga».

Dos de los temas que no podían faltar eran «Voto latino» y «Gimme tha power», composiciones que además le permitieron a los mexicanos traspasar las fronteras con su disco debut de 1997 «¿Dónde jugarán las niñas?» que tantas críticas positivas y merecidas tuvo.

También hubo tiempo para la bailable «Marciano» y la versión original (llamada «I turned into a martian de Misfits) con la crudeza del punk.

Para el bis dejaron una linda versión XL de «Molotov cocktail party» a la cual le pegaron la potente «Matate Teté».

Para el final lo que todos esperaban, uno de los himnos, el «Ji ji ji» de México: «Puto». Y para mostrar la grandeza y la humildad que tiene la banda invitaron a los integrantes de Armant, trío que fue un gran telonero de los mexicanos para tocar.

Una banda, un grupo de amigos, un colectivo de personas. Eso, aparte de buenos músicos, demuestra ser Molotov, que insistimos, prioriza el «todos para uno».

Fotos: Luciano Estévez

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios