HistoriasMúsica

Una puerta que siempre está abierta

The Doors fue una banda de enorme originalidad tanto en lo musical como en lo escénico. Cada músico tenía una personalidad definida, la que más sobresalía era la de su cantante: Jim Morrison.

Si la fantasía de viajar en el tiempo fuera realidad podríamos presenciar esos momentos históricos que conocemos de memoria por haberlos leídos o visto en la pantalla una y mil veces.

Entonces podríamos ir 44 años atrás y espiar sin ser vistos a Pamela cuando descubrió que su amado Jim Morrison dejaba el mundo de los vivos para abrir finalmente las puertas de la percepción.

James Douglas Morrison había nacido en Florida el 8 de diciembre de 1943 en el seno de una familia militar, por lo que tuvo una infancia nómade, mudándose constantemente de ciudad en ciudad. En una de estas mudanzas el pequeño Jim presenció las consecuencias de un accidente en la ruta protagonizado por una familia de indios, algo que le causó un fuerte impacto. Aunque su familia recordaba este hecho y el malestar que provocó en el niño, Morrison se encargó de exagerarlo y citarlo como algo fundamental en su formación.

Esta capacidad consciente para fabular sobre su propia vida, se debe a que el cantante entendió como pocos la importancia que lo mítico tenía dentro del rock. Desde su adolescencia fue un ávido lector, interesándose en la filosofía de Frederick Nietzsche y la poesía surrealista de Antonin Artaud, además de escritores de la generación beat americana y existencialistas franceses, entre cientos de otras lecturas. Este carácter inquieto lo llevó a alejarse lentamente de su familia, algo que se acrecentó cuando se mudó a Los ángeles para estudiar cine en la Universidad de California en 1964.

Como estudiante Jim siguió siendo brillante mientras llevaba una vida bohemia viviendo en el sobretecho de un edificio vacío y alimentándose de «arvejas enlatadas y LSD» como recordarían algunos amigos. Es entonces cuando trabó relación con Ray Manzarek, compañero de clases y tecladista que quedó sorprendido por las imágenes de sus poesías. Luego de algunas audiciones John Densmore y Robby Kriegerentraron al naciente grupo.

Desde el principio The Doors fue una banda de enorme originalidad tanto en lo musical como en lo escénico. Cada músico tenía una personalidad definida que, en palabras de Morrison, «devuelven el orden con su música al caos que yo traigo con la palabras». Mientras que Densmore era un baterista versátil y jazzístico, la guitarra de Krieger destilaba influencias que iban desde el blues clásico hasta la música flamenca. Pero sin duda la identidad sonora de la banda estaba dada por los teclados de Manzarek, transformándose en la primera banda en la que el órgano ocupó un lugar central.

El nombre del grupo fue tomado del libro de Aldous Huxley «The Doors of Perception«, que a su vez era una frase del poeta William Blake: «Si las puertas de la percepción se abrieran todo aparecería frente al hombre tal como es; infinito». Luego de muchos recitales, sobre todo en el mítico Whisky a go-go de Los Ángeles, lograron editar su primer disco que incluía clásicos como «The End«, «Ligth my fire» y «Break on througth«.

Morrison se transformó, luego de Bob Dylan, en el primer compositor que despertó interés los críticos por la contundencia poética de sus letras, llenas de imágenes apocalípticas y psicodélicas, pero también agudas en su retrato de los tiempos que le tocaba vivir. Su lírica no compartía la visión feliz del sueño hippie, si no que mostraba la parte más caótica y densa de esa aventura. Se editó el libro «The Lords and the New Creatures» con la poesía del músico, aunque había mucho más material que vería la luz póstumamente.

Pero las presentaciones en vivo eran el punto fuerte del grupo, con el cantante transformándose en un chamán carismático que hipnotizaba y asustaba al público por partes iguales. No tardan en ganar fama de escandalosos al no respetar la censura que el popular programa The Ed Sullivan Show trata de imponerles en televisión. En el medio de todo esto, la pareja que desde 1965 formaban Jim con Pamela Coursoncontinuaba a pesar de los enfrentamientos y las aventuras de ambos durante las giras.

Con su líder convertido en figura icónica del rock, los demás integrantes del grupo, sobre todo Krieger, comienzan a ganar importancia en la parte compositiva. Los discos «Strange days«, «Waiting for the sun» y «The soft parade» eran brillantes pero no lograron el impacto del primero, mientras Morrison llegaba con retraso a ensayos y grabaciones o se ausentaba de conciertos. En marzo del 69´, luego de un recital en Florida, el cantante era detenido por exposición indecente.

The Doors volvió a reconciliarse con prensa y público con «Morrison hotel» y sobre todo con «L.A. Woman». En ese momento decide exiliarse en Francia para dedicarse exclusivamente a la poesía. El 3 de julio de 1971 Pamela lo halló sin vida en la bañera de su departamento parisino. De acuerdo a las leyes francesas, al no haber ningún elemento sospechoso en la escena no se necesita realizar autopsia, por lo que su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Pére Lachaise, donde su tumba hoy es un lugar de peregrinación.

Poco importan las teorías sobre la verdadera causa de su muerte y los enfrentamientos alrededor de su herencia. Excesivo y culto, el Rey Lagarto trajo un nuevo aspecto al rock que transciende sus escándalos y que es la convicción de que la música y la palabra nos dan una libertad que está al alcance de la mano. Como dice en uno de sus poemas: «Estamos tratando de conseguir algo que ya nos ha encontrado.»

Por Luis Alberto Pescara

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios